MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
apertura-wifi222jsj.jpg
Tutoriales

Todo lo que no sabías del Wi-Fi

apertura-wifi222jsj.jpg

Bueno, a lo mejor nos hemos pasado y sí sabes todo lo que vamos a contar pero lo cierto es que se ha convertido en algo habitual en nuestra vida diaria, ya sea en casa, en el trabajo, tomando café o incluso a bordo de un avión. Y es que detrás de la palabra Wi-Fi hay mucho más. ¿Por qué uno funciona más rápido que otro? ¿Por qué no es seguro conectarse a una red pública? Todo esto y mucho más es lo que vamos a repasar a continuación.

Historia del Wi-Fi

wifi-in-715x381.jpg

Antes de meternos en materia, nos gustaría repasar brevemente la historia y origen de esta tecnología. A principio de los años 90, ya contábamos con tecnologías inalámbricas aunque cada fabricante las implementaba a su forma sin ningún tipo de estándar ni compatibilidad. Cada uno desarrollaba sus propios modelos sin contar con el resto de fabricantes y era necesario unificar criterios y buscar una solución en común.

Por ello, ya en 1999, varias empresa se unieron para crear una asociación que lo pusiera todo el común. Lucent, Nokia o Symbol Technologies crearon WECA (Wireless Ethernet Compatibility) que un poco más tarde pasó a llamarse Wi-Fi Alliance y así ha llegado a nuestros días. La idea no sólo era fomentar el uso de la tecnología inalámbrica, también crear estándares para hacer que todo fuera compatible entre sí.

wifi-allianx500.jpg

Así pues, en el año 2000 se establece la norma Wi-Fi IEEE 802.11b, una revisión del original que aseguraba que todos los equipos con este sello pudieran operar entre ellos sin problemas. Funcionaba en la banda 2,4 GHz y su velocidad máxima era de 11 Mbps. Esto dio comienzo a una carrera por la innovación y la búsqueda de la compatibilidad total que repasaremos en los siguientes apartados.

Nombre y logo

Lo que comúnmente denominamos “wifi” llega de la marca comercial Wi-Fi, propiedad de la Wi-Fi Alliance. La empresa de publicidad Interbrand fue requerida para inventar un logo y un nombre para el estándar que nacía en aquel entonces. Phil Belanger, miembro fundador de WECA, explica que querían un nombre corto, fácil de recordar y con mercado. Necesitaban algo más llamativo que “IEEE 802.11b de Secuencia Directa”.

Ying-Yang-500.jpg

Debemos tener claro que Wi-Fi no es abreviatura de nada y no significa nada. En cuanto al logo, este se inspiró en el conocido Yin Yang. Interbrand lo seleccionó para demostrar la interoperabilidad de las tecnologías inalámbricas bajo esta denominación. Podemos decir que el objetivo se ha logrado, ya que todos identificamos rápidamente este logo cuando lo vemos.

¿Lo sabías?  5 antivirus para tu router

Bandas, frecuencias y canales

Las bandas principales son las que operan en las frecuencias 2,4 GHz y 5 GHz, pese a que existen otras definidas y reservadas para otro tipo de menesteres. Nos centraremos sólo en esas dos bandas de frecuencia. La primera de las normas utilizaba la banda 2,4 GHz pero los problemas llegaron con la IEEE 802.11a que hacía uso de los 5 GHz. Lo conflictivo estaba en que en Europa esa frecuencia estaba dedicada a fines militares, lo que paralizó la utilización de esta norma durante varios años. Es por esto que se siguió trabajando durante un tiempo con la banda 2,4 GHz donde llegó IEEE 802.11g cuya velocidad llegaba a los 54 Mbps.

El estándar más reciente en aprovechar la banda 2,4 GHz es el conocido como Wi-Fi N con velocidades de hasta 1000 Mbps con la tecnología NitroQAM. Con la liberación de la banda 5 GHz para fines civiles llegó el 802.11ac, el más rápido que se comercializa en estos momentos y que disfruta de ciertas ventajas como mayor ancho de banda disponible y menos interferencias con otros dispositivos con canales “más limpios”.

¿Canales? Sí, cada rango de frecuencias se subdivide en multitud de canales. En el caso de los 2,4 GHz tenemos 14 canales separados por 5 MHz. Pese a ello, algunos canales no están disponibles en determinadas zonas, siendo lo más común el uso de canales desde el 1 hasta el 11. La banda 5 GHz opera en espectro de frecuencias diferente. Según la zona del mundo, tenemos un determinado número de canales en esta banda, en Europa son los rangos 36-64 y 100-140.

canaleert-wifi.jpg

Es importante, sobre todo en la banda 2,4 GHz, elegir el canal con menos interferencias. Para ello, os dejamos este enlace a nuestro manual donde os explicamos de forma sencilla cómo encontrar el mejor canal para que nuestra conexión Wi-Fi funcione mejor y de manera más estable.

Estándares y velocidades

Una vez que hemos conocido algo más sobre las frecuencias en las que funciona el Wi-Fi, vamos a repasar los estándares existentes actualmente y sus velocidad máximas teóricas a las que pueden llegar. Por orden cronológico, estos son los más populares y utilizados:

  • 802.11b: año 1999, velocidad máxima 11 Mbps, banda 2,4 GHz
  • 802.11a: año 1999, velocidad máxima 54 Mbps, banda 5 GHz
  • 802.11g: año 2003, velocidad máxima 54 Mbps, banda 2,4 GHz
  • 802.11n: año 2009, velocidad máxima 1.000 Mbps, banda 2,4 GHz
  • 802.11ac: año 2012, velocidad máxima 2.165 Gbps por cada banda 5 GHz
¿Lo sabías?  18 consejos para superar una Entrevista de Trabajo con éxito

Lo último en Wi-Fi se llama IEEE 802.11ac. Este estándar aparece en los routers más modernos y algunas operadoras se están animando a ofrecer alternativas compatibles para sacarle todo el partido a las conexiones de alta velocidad. En enero de 2014 se presentaba la última especificación de este estándar conocida como Wave 2. Éste estándar sólo funciona en la banda 5 GHz y se centra en ofrecer mayor ancho de banda y eficiencia gracias a varias tecnologías, como “beamforming” que focaliza la señal directamente a los clientes inalámbricos.

 

wifi-afgfc.jpg

Siempre que sea posible, nos decantaremos por la conexión directa por cable. Salvo que tengamos un router de última generación y dispositivos compatibles con los últimos estándares (a veces ni con esas) nunca conseguiremos igualar el rendimiento del cable por Wi-Fi, donde perderemos hasta el 65% de la conexión.

Alcance e interferencias

La tecnología Wi-Fi está pensada para conexiones “de corta distancia” y como regla general debemos saber que la banda 2,4 GHz tiene más rango de alcance que la banda 5 GHz. Pese a ello, la primera experimenta más interferencias que la segunda además de existir otras tecnologías que operan en la misma banda. La banda 5 GHz es capaz de superar peor los obstáculos debido a que con altas frecuencias la señal electromagnética se atenúa más rápidamente.