MasTecnoCiencia
Salud

Setas tóxicas: puedes tener desde gastroenteritis hasta fallo hepático

No hay reglas generales para diferenciar las setas tóxicas de las comestibles y no existen antídotos para paliar las consecuencias potencialmente mortales de la ingestión accidental de las especies más venenosas. Con estas premisas, quienes decidan salir a coger setas minimizarán los riesgos para su salud si se limitan a recolectar aquellas cuyas características botánicas conozcan a la perfección y sepan a ciencia cierta que son seguras. “Las demás hay que considerarlas tóxicas en potencia”, sentencia el hematólogo y experto en intoxicación por setas Josep Piqueras.

Cada año se producen en España en torno a 400 casos graves de intoxicación por ingestión accidental de setas tóxicas. Los expertos advierten de que, aunque la mayoría de las intoxicaciones se resuelven sin mayores problemas, los riesgos pueden mucho más allá de un viaje alucinante o una gastroenteritis. Ocasionalmente, dependiendo del tipo de seta, pueden desembocar en un trasplante de hígado urgente o en la muerte.

A tenor de la experiencia de Piqueras, las causas de esos accidentes pueden achacarse “a la imprudencia, la ignorancia y el uso de falsas normas como la del ajo o el anillo de plata”.

Gonzalo Guerra, hepatólogo y especialista en digestivo del Centro Médico-Quirúrgico de Enfermedades Digestivas (CMED), agrega que los afectados “suelen ser personas que consideran que tienen una buena formación en micología”.

¿Lo sabías?  Los baobabs de África se están muriendo y no se sabe por qué

Tipos de toxicidad

Una forma de clasificar las intoxicaciones es en función del tiempo que transcurre entre la ingestión de la seta y la aparición de los síntomas. Siguiendo este esquema, se puede hablar de toxicidad temprana, tardía y aplazada. Suelen ser más graves las intoxicaciones con un periodo de latencia largo, pero hay que tener en cuenta que hay excepciones y que no siempre se recuerda la hora exacta en la que se ha producido la ingesta.

  • Toxicidad temprana. Los síntomas aparecen en las primeras 6 horas después de la ingesta. Algunas setas provocan neurotoxicidad (efectos dañinos sobre el sistema nervioso), que puede dar lugar a mareos, vértigos y alucinaciones, así como convulsiones y vómitos. Entre ellas se encuentran Amanita muscaria y Psilocybe semilanceata. Otras causan solo síntomas gastrointestinales, como Entoloma lividum.
  • Toxicidad tardía. Los síntomas empiezan a manifestarse entre 6 y 24 horas después de la ingestión. Las setas con este tipo de toxicidad suelen producir hepatotoxicidad (daño del hígado, como la Amanita phalloides) o  nefrotoxicidad (daño de los riñones, como la Amanita ovoidea).
  • Toxicidad aplazada. Los síntomas se presentan a partir del primer día tras el consumo accidental. En esta categoría cabe destacar la nefrotoxicidad de las setas del género Cortinarius.

¿Cuáles son las más peligrosas?

“Podríamos decir que las más peligrosas son aquellas que poseen toxinas capaces de dañar el hígado”, señala Piqueras. No obstante alega que, enumerar las más venenosas es un asunto complejo: “Setas de géneros diferentes; de distinto aspecto, color, forma o tamaño y de diferente hábitat o época de crecimiento comparten las mismas toxinas y suponen el mismo peligro”. Y añade que las hay “en el género Amanita, en el Lepiota y en el Galerina, entre otros”.

¿Lo sabías?  Tos, mocos, dolor de cabeza… ¿gripe o resfriado?

Guerra cita la Amanita phalloides como ejemplo de seta especialmente peligrosa, cuyos efectos solo se logran revertir “en las primeras 20 horas tras su ingesta. Eso sí, los afectados van a necesitar un trasplante de hígado de urgencia, ya que su consumo produce un fracaso hepático”.

Qué hacer en caso de sospecha de intoxicación

Dolor fuerte de estómago, vómitos, diarrea abundante… Los especialistas recomiendan acudir a urgencias cuanto antes si se sospecha que estos síntomas se deben a la ingestión de setas. Pero también hay que tener siempre presente que en las intoxicaciones muy graves los síntomas pueden tardar horas en presentarse, por lo que no está de más consultar a un experto si se sospecha que alguien ha ingerido una especie peligrosa. Estos son algunos consejos útiles:

  • En caso de síntomas de intoxicación, hay que intentar mantener hidratado al paciente, a ser posible con agua templada. Se pueden administrar infusiones, preparados comerciales para la rehidratación oral o agua azucarada.
  • Es conveniente llevar al hospital todas las setas que hayan quedado sin cocinar o, al menos, los restos de su limpieza.
  • Se aconseja tomar buena nota del de la hora del inicio y del tipo de síntomas. Estos datos pueden ser cruciales para el tratamiento.
  • Hay que colocar al afectado en postura cómoda, preferiblemente acostado.
¿Lo sabías?  550 cursos universitarios, online y gratuitos que inician en abril


Source : cuidateplus

Related posts

Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando no duermes bien

Jesus

Tratamiento de auriculopuntura frente al Parkinson

Jesus

Una pasta de dientes podría prevenir los ataques al corazón

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: