MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
Todofoto

Ricoh GR III: Buena compañera… con prioridades

Nuestra reciente visita al espacio mirrorless ha sido muy satisfactoria con el recorrido por la Fujifilm X-H1, pero es hora de regresar al territorio de las ultracompactas, y hoy nos encontramos con un nombre que tal vez tome por sorpresa a algunos principiantes. Técnicamente Ricoh es la dueña de Pentax, y si quieres ver algo de esa marca puedes repasar nuestro artículo sobre la Pentax K-S2, sin embargo, es el turno de la cámara Ricoh GR III, una solución pensada para que captures cada rincón de tu ciudad, obteniendo imágenes que superan a las de cualquier smartphone promedio.

Todos sabemos que la cámara perfecta no existe, pero eso no nos impide continuar con nuestra búsqueda. Lo más eficiente (y no necesariamente más sencillo) es encontrar la cámara que sea perfecta «para nosotros». Ahora, la pregunta es: ¿Acaso ya sabes lo que quieres de una cámara? ¿Tienes un estilo desarrollado y objetivos definidos, o prefieres explorar y experimentar sin pausa? La nueva Ricoh GR III apunta un poco en ambas direcciones. A simple vista es una cámara para llevar a todas partes y capturar momentos espontáneos, encuentros casuales, chispazos únicos que tal vez no se repitan jamás. Pero al mismo tiempo, esa propiedad la coloca en una posición muy específica, y si deseas salir de ella, bueno… puede que encuentres algunas limitaciones.


Ricoh GR III: Buena compañera… con prioridades

Mejor que su hermana menos en muchos aspectos... y peor en otros
Mejor que su hermana menos en muchos aspectos… y peor en otros

Anunciada originalmente en septiembre de 2018, la Ricoh GR III posee un sensor CMOS de 24.2 megapíxeles efectivos, acompañado por el procesador de imágenes GR ENGINE 6, y un objetivo que presenta una distancia focal de 28 milímetros (equiv. 35mm). La sensibilidad ISO oscila entre 100 y 102.400, mientras que su velocidad de obturación va de 1/4000 a 30 segundos. Su pantalla táctil capacitiva es de 3 pulgadas con una resolución de 1.03 millones de puntos, pero no cuenta con soporte abatible. Tampoco encontrarás aquí un viewfinder electrónico. Todo pasa por la pantalla principal, y con sus diferentes niveles de brillo podrás corregir cualquier déficit o exceso, aún en situaciones extremas. Si la comparamos con la pantalla de su hermana menor GR II, lo cierto es que perdió unos 200 mil puntos de definición, pero su calidad final sigue siendo muy buena.

¿Lo sabías?  Fujifilm X-T20, probamos esta cámara sin espejo

La GR II tiene más resolución de pantalla, pero el ajuste fue razonable
La GR II tiene más resolución de pantalla, pero el ajuste fue razonable

El mensaje de la Ricoh GR III es bastante claro: Colócala en tu bolsillo, y ve allá afuera. La cámara promedia los 250 gramos con batería y tarjetas instaladas, lo que se traduce en una portabilidad fabulosa. Pero eso no la convierte en una cámara imposible de expandir. De hecho, el objetivo puede recibir a la lente de conversión GW-4 y «bajar» a 21 milímetros (siempre y cuando estés dispuesto a pagar el premium adicional), y la zapata abre varias posibilidades, incluyendo la instalación de viewfinders externos. Dicho eso, creo que el espíritu de la Ricoh GR III brilla más apenas es retirada de la caja, como una point and shoot lista para registrar bares, restaurantes, arquitectura, mercados locales, fiestas y eventos. Su sistema de autoenfoque es híbrido, combinando detección de fase y detección de contraste. No es el más rápido del mundo, y en ningún momento Ricoh indica que la GR III sea una cámara deportiva o recomendada para escenas de acción, pero existe un gran atajo en la forma de Snap Focus. Solo debes experimentar con los valores de distancia disponibles, y elegir el que mejor te sirva. Otro aspecto para destacar es que la Ricoh GR III entrega resultados muy positivos en macro, y pide a gritos una buena sesión de bokeh.

¿Lo sabías?  La Guía Completa para Limpiar Objetivos y Filtros Fotográficos

Tres modos personalizados en el dial, nada mal
Tres modos personalizados en el dial, nada mal

La interfaz de la Ricoh GR III es un ejemplo contundente de sencillez, con una estética general a la que podemos calificar de sobria, casi espartana si se quiere. Un círculo de control y cuatro botones físicos en la parte posterior (uno identificado «Fn» y otro para vídeo) se suman al dial de modo que solo tiene siete opciones: Automático programable «P», Prioridad de apertura «Av», Prioridad de obturación «Tv», Manual «M», y tres valores personalizables, «U1-U2-U3». El botón Fn acepta hasta 30 parámetros diferentes, o sea que podrás adaptar el funcionamiento de la Ricoh GR III a tu estilo, optimizando el acceso a lo que consideres más valioso. El resto de su dinámica se desarrolla a través de la pantalla táctil, y ante cualquier duda, recomendamos repasar su manual de apenas 170 páginas. El único detalle es que Ricoh aún no lo publica en español. Paciencia.


1/13 f/4 ISO 800 (Mitsuo Suzuki)
1/13 f/4 ISO 800 (Mitsuo Suzuki)
1/30 f/2.8 ISO 800 (Mitsuo Suzuki)
1/30 f/2.8 ISO 800 (Mitsuo Suzuki)
1/500 f/5.5 ISO 100 (Mitsuo Suzuki)
1/500 f/5.5 ISO 100 (Mitsuo Suzuki)

En este punto es cuando hablamos de las capacidades de vídeo, y la Ricoh GR III no va a ser la excepción. El problema es que la palabra más amable que tenemos para describir a su grabación es «regular». Concedido, ahora es 1080p60, duplicando el framerate de la GR II en esa resolución, y el límite de tiempo se mantiene en 25 minutos, pero si tu prioridad es registrar el mejor vídeo posible en un dispositivo compacto, todas nuestras flechas apuntan a la Sony DSC-RX100 V y su notable 4K, hoy con un precio inferior a 800 euros. Al analizar sus opciones de conectividad, Ricoh habilita una combinación de WiFi n y Bluetooth Low Energy 4.2, e incluye la posibilidad de enviar fotos DNG directamente a un smartphone.

Ricoh GR III – Cámara Digital

  • Lentes GR recién desarrolladas – 18,3 mm F2.8
  • Gran sensor de imagen CMOS de 24 MP APS-C-size con un diseño sin filtro antialianza.
  • Sistema AF híbrido para operación de enfoque automático de alta velocidad.
  • Tres ejes, cuatro pasos de reducción de vibración.
  • Monitor LCD de alta definición con pantalla táctil intuitiva.
En resumen, la Ricoh GR III tiene como deseo que la saques a pasear, y a cambio entregará imágenes de excelente calidad. Los límites en sus modos de grabación son aceptables si no perdemos de vista el hecho de que no es una cámara para vídeo, y el pobre rendimiento de la batería es fácil de contener con un módulo adicional. Lo que más me duele a nivel personal es el precio. Me encanta su tamaño, y como cámara «viajera-instagrammer-callejera» no defrauda… pero 900 euros es un valor que sólo los hiperentusiastas early adopters van a pagar. A esperar, entonces. ¡Buena suerte!


Source : neoteo

Related posts

Convierte una cámara réflex analógica en réflex digital

Rocambol

Water Marquee: web gratuita para añadir marcas de agua a tus imágenes

Rocambol

Todo lo Que Necesitas Saber Para Iluminar Tus Fotografías Macro

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: