MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
Todofoto

Ricoh GR II: Optimizando la relación costo-beneficio en ultracompactas

En abril estudiamos de cerca a la Ricoh GR III, una cámara ultracompacta especialmente preparada para fotografía urbana y capturas vibrantes destinadas a redes sociales. El único problema mayor de la GR III es su precio, y después de seis meses, su evolución no fue la que esperábamos. ¿Qué alternativas hay? En esencia, bajar un escalón generacional y obtener una Ricoh GR II. Tiene más de cuatro años sobre los hombros, y un sensor al que ya consideran como «demasiado pequeño», pero la calidad de sus imágenes y algunos puntos en sus especificaciones hablan por sí solos.

Desde que el iPhone 11 y su variante Pro/Pro Max llegaron al mercado, una parte de la Web insiste en comparar el rendimiento de sus cámaras con unidades DSLR. De más está decirlo, los comentarios de fotógrafos profesionales no han sido muy favorables, pero queda claro que enfrentamos un debate inagotable. Lo mismo sucede en el espacio de las cámaras ultracompactas. Existe cierta dificultad en su recomendación debido al clásico «un smartphone puede sacar esas imágenes igual», pero los beneficios de un dispositivo dedicado son más amplios de lo que muchos imaginan.

Eso nos lleva a la Ricoh GR II. Algunos usuarios simplemente se quedarán con sus valores superficiales, o sea, una cámara compacta del año 2015 con sensor de 16 megapíxeles. Aquellos que decidan explorar su oferta un poco más a fondo descubrirán un diseño liviano y fácil de usar, una excelente calidad de imagen, disparos RAW sin compresión (procesados en la cámara) acompañados por un poco de Burst, y un precio mucho más razonable que el de su hermana mayor.

¿Lo sabías?  Cómo hacer que tu WiFi sea más rápido

Ricoh GR II: En la ciudad, en pleno viaje, y en el bolsillo

Un diseño limpio, sin excesos

Anunciada originalmente en junio de 2015, la Ricoh GR II presenta un sensor CMOS APS-C de 16.2 megapíxeles efectivos, acompañado por el procesador de imágenes GR Engine V. Su sensibilidad ISO se extiende de 100 a 25.600 sin modos Boost, mientras que la velocidad de obturación va de 1/4000 a 300 segundos, un número no tan común. Su pantalla de tres pulgadas es fija y no trae soporte táctil, con una resolución máxima de 1.23 millones de puntos (200.000 más que en la GR III). Tampoco hay que esperar la presencia de un viewfinder, a menos que el usuario decida sumar una unidad óptica externa.


La pantalla cumple, pero no hay touch

El autoenfoque basado en detección de contraste posee una muy buena respuesta (apenas 0.2 segundos de lag en la configuración Spot, o 0.4 segundos con el flash activado), y en total habilita ocho modos generales de uso. Quien desee una mayor velocidad en ese aspecto deberá cortar por lo sano e intervenir manualmente, pero el rendimiento automático es más que aceptable.

Tal y como se espera de cualquier ultracompacta, la Ricoh GR II no está pensada para deportes o acción extrema, sin embargo, detectamos una curiosidad en el comportamiento de su Burst. Al momento de disparar en JPEG, la GR II llega a un techo de 4 FPS, con búfer ilimitado en la práctica (999 disparos). En cambio, al usar RAW o combinar RAW+JPEG, es posible extraer 6 FPS con un búfer de diez cuadros. No está mal, pero necesita entre 9 y 12 segundos para limpiar ese búfer.

¿Lo sabías?  La carga inalámbrica también llega a las cámaras de fotos

Es una point and shoot, y se nota en sus controles

La interfaz general de la Ricoh GR II prioriza la sencillez de uso. No es una DSLR, no es una mirrorless, y no pretende serlo. En la parte superior apenas encontramos el botón de encendido, una zapata, y el dial de modo. Las cosas son un poco más interesantes en la parte posterior, con todos los controles ubicados del lado derecho para simplificar el uso de la cámara con una mano. El botón Fn1 es parte de la «rueda», mientras que Fn2 comparte funciones con el autodisparador y el borrado de contenido.

Si el nivel de personalización parece un poco limitado con esos botones Fn2, no hay de qué preocuparse. En el dial de modo encontramos tres entradas personalizables (My1, My2, My3) a través de la sección «Opciones personalizadas» en «Editar mi Configuración». El resto de las opciones se reparten entre Full Auto, Automático Programado «P», Prioridad de Apertura «Av», Prioridad de Obturación «Tv», Prioridad de Apertura «y» Obturación «TAv», Manual «M», y Vídeo. Los detalles secundarios aparecen en el manual, de fácil lectura y con menos de 200 páginas.


0.5s f7.1 ISO 100 (Mitsuo Suzuki para Ricoh)
1-160 f4 ISO 400 (Mitsuo Suzuki para Ricoh)
1-350 f4 ISO 100 (Mitsuo Suzuki para Ricoh)

Si hay que describir un punto débil en la Ricoh GR II, probablemente sea el vídeo. Su soporte se limita a 1080p30, o de lo contrario hay que bajar a 720p para obtener 60 cuadros por segundo. Una diferencia a favor en comparación con la primera GR es que compensa exposición on-the-fly, y su autoenfoque ahora trabaja de forma continua durante la captura, cuando antes estaba limitado al momento previo de la grabación. De todas maneras, su rendimiento no es estelar, y requiere un poco de paciencia. También se recomienda actualizar su firmware a la última versión disponible.



Source : neoteo

Related posts

Cómo Crear un Reflejo Realista en el Agua con Photoshop

Rocambol

Guía para comprar el mejor flash para tu cámara reflex

Rocambol

Primeros pasos con GIMP, el editor de imagen libre y gratuito

Jesus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: