MasTecnoCiencia
Salud

Qué hacer en caso de desmayo

Ocurre con mucha frecuencia que, debido a determinadas situaciones de estrés o sofocos, se producen desmayos. Especialmente cuando nos enfrentamos a altas temperaturas como durante los meses de verano.

Estos desmayos pueden sorprendernos en cualquier momento y afectan a cualquier persona. José María Lobos, coordinador del Grupo Cardiovascular de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (semFYC), nos informa de las causas de los desmayos y da las claves sobre cómo actuar cuando suceden.

Los desmayos se conocen como lipotimias, síncopes o presíncopes, cuando no llega a perderse el conocimiento. Se producen cuando no llega suficiente sangre al cerebro en una situación de hipotensión transitoria, en la que fallan los mecanismos reguladores que se encargan de redistribuir la sangre hacia el cerebro para mantener el oxígeno. “Es la falta de percusión cerebral lo que origina la pérdida de conocimiento produciendo una hipotensión que dura escasos segundos o minutos”, tal y como apunta el experto.

Los síncopes generalmente son benignos, excepto los que son de causa cardiaca, que son síncopes más violentos de muerte súbita, en los que al paciente no le da tiempo a reaccionar y pierde totalmente el conocimiento.

El resto, son los síncopes vasovagales o neuromediados, que representan un problema cuando el paciente los sufre de manera muy frecuente o si se cae y se golpea haciéndose daño. Los síntomas que se suelen experimentar al sufrir un síncope pueden ser: sensación de vacío en el estómago y de calor en la cabeza, mareo o inestabilidad y sudoración fría.

¿Lo sabías?  Ropa inteligente para hacer ejercicio

Cómo actuar

Ante una pérdida de conocimiento, lo primero que se debe hacer es tumbar a la persona que lo ha sufrido y comprobar que respira y tiene pulso, ya que así podremos diferenciarlo de una parada cardiorrespiratoria.

Este paso es importante porque la pauta de actuación no es la misma para un síncope que para una parada cardiorrespiratoria. En esta última se produce una pérdida de conocimiento en la que el paciente presenta la mirada perdida con ausencia de pulso y respiración. Mientras que en un síncope no se para el corazón y la persona nunca deja de respirar.

“Ha habido situaciones en las que a un paciente que solo padecía un síncope, se le ha empezado a dar un masaje cardiorrespiratorio. Por eso siempre hay que comprobar que el paciente tiene pulso y que respira”, advierte el experto.

En una parada cardiaca es fundamental que se realicen las maniobras de reanimación cardiopulmonar.

Después de haberle tomado el pulso al paciente y haber comprobado que respira, debemos dejarlo tumbado boca abajo con la cabeza ligeramente hacia un lateral y, si tiene algo en la boca, hay que retirárselo para que no se pueda hacer daño. Sus piernas tienen que estar levantadas en forma de ‘v’, más o menos a 45 grados. Esto ayuda a que recupere el conocimiento.

¿Lo sabías?  7 grandes productos naturales para fortalecer el cerebro

Una vez que la persona está recuperada y puede levantarse, lo primero que notará es que se restablece su pulso y se encontrará un poco desorientado con cierta debilidad muscular. “Cuando uno nota que está sufriendo un síncope, lo que debe hacer es tratar de sentarse o tumbarse y no intentar aguantar”, aconseja Lobos.

Otro de los errores que se cometen ante un desmayo es tratar de reponer a la persona demasiado rápido, sino dejarlo tranquilamente en posición de cúbito.

Tampoco se debe recurrir a las pequeñas bofetadas para intentar que el paciente recupere el conocimiento. “No hay que golpearle, hay que ponerle en el suelo tranquilamente y dejarle espacio bien ventilado, que no se pongan muchas personas alrededor. Que solo le asistan una o dos asegurándose de que no tenga ningún objeto molesto que pueda hacerle daño e inclinándole un poco la cabeza y con las piernas levantadas, esperando a que se recupere”.

El experto señala que los síncopes vasovagales, también denominados neuromediados, son los que se producen con mayor frecuencia. Sobre todo en los jóvenes, sin ninguna cardiopatía estructural, cuando están mucho tiempo de pie o en situaciones de estrés o calor extremo. También son comunes en las personas mayores como en los casos de síncope miccional, cuando están orinando, o de hipertensión ortostática, cuando la persona está sentada y se levanta bruscamente.

¿Lo sabías?  El gran problema al que se enfrenta el planeta es el problema del agua

 

 

 

Source link

Related posts

Efecto nocebo: pensar en los síntomas empeora las enfermedades

Jesus

Crean un test para diagnosticar el zika en menos de tres horas

Rocambol

Enfermedad celíaca: en qué consiste y cómo vivir con ella

Jesus

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: