MasTecnoCiencia
Tutoriales

Montar un Ordenador barato para jugar

Montar un PC barato para jugar en garantías resulta es, hoy por hoy, mucho menos complicado que hace unos meses. Esto ha sido posible gracias a tres grandes factores:

  • La bajada de precios que ha experimentado la memoria RAM y las unidades SSD, gracias al exceso de stock, el alto nivel productivo de los grandes del sector y una demanda a la baja.
  • El lanzamiento de nuevos procesadores por parte de Intel y AMD. Ambas compañías mantienen un enfrentamiento muy intenso, lo que ha dado pie a una guerra de precios que ha afectado a casi todos los procesadores de ambas compañías, incluyendo los de generaciones anteriores.
  • También se ha estabilizado el precio de las principales tarjetas gráficas, aunque ahora mismo resulta un poco más complicado encontrar ofertas tan atractivas como las que vimos hace algunas semanas.

Esos tres factores tienen una consecuencia clara, y es que podemos comprar RAM y SSDs a menor precio, y también procesadores mejores y más económicos. Con las tarjetas gráficas debemos tener un poco más de cuidado porque dependemos más de ofertas interesantes para hacer una compra a buen precio.

Si estás pensando en montar un PC barato y quieres jugar en resoluciones 1080p de una manera fluida sin tener que renunciar a un alto margen de ampliación tranquilo, en este artículo vamos a compartir contigo una guía que te permitirá montar un equipo económico pero potente y escalable.

Como siempre os recuerdo que podéis dejar cualquier duda que tengáis en los comentarios, y os ayudaremos a resolverla. ¿Estáis listos? Pues poneos cómodos, que vamos a empezar.

Montar un PC barato: consideraciones previas

Cuando hablamos de montar un PC barato hay muchas opciones en función del presupuesto. Puede que nos movamos en un nivel muy limitado o que tengamos un poco más de margen para mejorar algunos componentes concretos.

Para que esta guía se ajuste mejor a diferentes tipos de presupuesto os vamos a ofrecer una recomendación base que nos permitirá ajustar al máximo el coste del equipo y una alternativa para aquellos que puedan invertir un poco más, siempre manteniendo la compatibilidad y la escalabilidad.

Nuestro objetivo es, como anticipamos, poder jugar a todos los juegos actuales en resolución 1080p con garantías, lo que implica poder disfrutar de un buen nivel de fluidez en dicha resolución con la calidad gráfica configurada en niveles muy altos o máximos.

En cuanto a la escalabilidad y las posibilidades de ampliación nuestro enfoque va a ser muy claro, buscaremos dar forma a un PC barato pero potente a día de hoy que podamos actualizar sin problemas a medio y largo plazo. Una vez que hemos aclarado estos puntos estamos listos para empezar a ver los componentes que hemos elegido.

Plataforma AM4

Hemos elegido la plataforma AM4 por tres razones muy sencillas: es económica, escalable y nos da acceso a una gran variedad de procesadores con un buen valor precio-rendimiento

AMD ha cumplido su palabra y ha mantenido una compatibilidad casi total en las placas base B350 y superiores, lo que significa que podemos, por ejemplo, comprar una placa base con dicho chipset, montar hoy un procesador de bajo coste y ampliar más adelante a un procesador más potente, como el Ryzen 7 3700X.

Esta plataforma también soporta memoria DDR4 a frecuencias elevadas, permite hacer overclock y cuenta, en resumen, con todo lo que vamos a necesitar tanto a medio como a largo plazo.

No hay duda, es la mejor opción para montar un PC barato pero que nos permita jugar con garantías y disfrutar de un buen margen de ampliación.

Procesador

Es una pieza fundamental, ya que de él dependerá el rendimiento general del equipo y de los juegos. Un procesador poco potente o con un número de núcleos muy bajo puede darnos problemas muy marcados, como por ejemplo una tasa de FPS inestable, con mínimos muy bajos, problemas de stuttering y tirones constantes, incluso aunque tengamos, en teoría, 60 FPS «fijos».

¿Lo sabías?  Video2Brain-Cómo mejorar tu confianza

Hoy por hoy el mínimo para disfrutar de una buena experiencia de juego en la mayoría de los cosas son cuatro núcleos físicos. Con dos núcleos y cuatro hilos puede que tengamos una experiencia muy buena en algunos títulos, pero en otros tendremos un rendimiento bastante pobre, así que no merece la pena invertir dinero en un procesador para jugar que tenga menos de cuatro núcleos.

Bien, dado que hemos elegido la plataforma AM4 y queremos dar forma a un PC barato para jugar en 1080p con garantías nuestra mejor opción si tenemos un presupuesto muy limitado es el Ryzen 2 1300, un chip basado en la arquitectura Zen (14 nm) que tiene cuatro núcleos a 3,1 GHz-3,4 GHz, 8 MB de caché y admite overclock. Podemos subirlo a unos 3,7 GHz-3,8 GHz sin esfuerzo con el ventilador que trae de serie.

Su rendimiento en juegos es muy bueno para el precio que tiene. Podemos conseguirlo por 58,50 euros.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: la mejor opción es el Ryzen 5 2600, basado en la arquitectura Zen+ (12 nm), que tiene seis núcleos y doce hilos, funciona a 3,4 GHz-3,9 GHz, suma 16 MB de caché y podemos overclockearlo sin problema a 3,8 GHz-3,9 GHz con el ventilador de serie. Cuesta 139,50 euros.

Placa base

Tenemos muchas opciones. Podríamos ir a por una placa base con chipset B350, pero la diferencia de precio que tienen frente a las placas base B450 es mínima, así que lo más sensato es ir a por un modelo que esté equipado con dicho chipset.

En los niveles más bajos podemos encontrar placas base B450 con un acabado bastante modesto y con unas prestaciones muy ajustadas. El ahorro si montamos una de esas placas puede rondar casi los 20 euros, así que he decidido ofreceros dos opciones diferentes para que tengáis una alternativa básica y otra superior.

Si queremos ir a por lo más económico sin hacer grandes sacrificios la GIGABYTE B450M S2H es una buena opción, ya que cuenta con todo lo que vamos a necesitar, tiene una calidad de construcción ajustada pero aceptable, nos permite hacer overclock y viene con un VRM bastante capaz. Su precio es de 58,99 euros.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: tenemos la MSI B450M PRO-VDH Plus, que por 75,99 euros trae mejoras interesantes, como la ranura PCIE reforzada, los cuatro slots para memoria RAM y la disipación pasiva mejorada en los puntos críticos de la placa.

Memoria RAM

La mayoría de los juegos triple A actuales consumen ya más de 8 GB de memoria RAM. Wolfenstein: Youngblood es uno de los ejemplos más recientes, así que merece la pena optar por montar un total de 16 GB de memoria. Esto nos permitirá jugar con garantías a todos los títulos actuales, sin tirones ni microcargas inesperadas, y también evitaremos tener que llevar a cabo una aplicación a corto plazo.

El precio de la memoria RAM ha bajado mucho, tanto que ya no es necesario gastar más de 120 euros para conseguir 16 GB con unas buenas frecuencias de trabajo y unas latencias razonables, dos aspectos que debemos cuidar ya que como sabrán muchos de nuestros lectores los procesadores Ryzen solo ofrecen un rendimiento verdaderamente óptimo cuando utilizamos kits a más de 2.666 MHz.

Como opción básica si tenemos un presupuesto ajustado podemos optar por este kit de dos módulos de 8 GB Corsair Vengeance LPX DDR4 con latencias CL15 a 3.000 MHz, que nos permitirá disfrutar de una buena experiencia y tiene un precio de apenas 85 euros.

¿Lo sabías?  El triángulo de Rembrandt, la clave para iluminar correctamente tus retratos

Opción alternativa para un mayor presupuesto: no necesitamos invertir mucho más en este punto. Personalmente mantendría dicho componente, ya que la mejora a nivel de rendimiento si utilizamos una memoria más rápida va a ser marginal y no va a compensar la inversión adicional.

Tarjeta gráfica

Es un componente fundamental, ya que de él dependerá en gran medida el rendimiento de los juegos. De momento tenemos una configuración bastante equilibrada y bien ajustada, estamos dando forma a un PC barato pero con un rendimiento bastante sólido, pero debemos cuidar al máximo este punto.

Si queremos jugar con garantías  en resoluciones 1080p manteniendo la calidad gráfica en niveles muy altos o máximos, según las exigencias de cada título en concreto, debemos olvidarnos de la gama baja y de la gama media-baja, es decir, nada de RX 560-GTX 1050.

Por calidad-precio lo mejor que podemos encontrar ahora mismo es la Radeon RX 580 Nitro+ de Shappire, que viene con 4 GB de memoria GDDR5 y overclock de casa. Con ella podremos disfrutar de todos los títulos actuales de forma óptima, y también de los próximos triple A hasta que se complete la transición hacia la nueva generación. Su precio es de 149 euros.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: personalmente no montaría nada más potente si vamos a utilizar el Ryzen 3 1200. En caso de que hayamos optado por el Ryzen 5 2600 podríamos acompañarlo por ejemplo de la RTX 2060 de FKA, que viene con overclock y tiene un precio de 309,95 euros. Ambas tarjetas gráficas estuvieron incluidas en nuestra guía de cinco tarjetas gráficas que no debes comprar y cinco alternativas que sí.

Fuente de alimentación

Tenemos un equipo con unas necesidades energéticas relativamente altas, incluso aunque optemos por la configuración base, así que necesitamos una fuente apropiada. La Radeon RX 580 requiere un mínimo de 500 vatios y 27A en el carril de 12, pero como hemos escogido un modelo con overclock y queremos tener un poco de margen de cara a futuras ampliaciones vamos a buscar una fuente que quede un poco por encima de ese mínimo.

Queremos montar un PC barato así que debemos intentar ajustar al máximo los precios, aunque sin hacer sacrificios a nivel de calidad. Por ello hemos optado por la Nox Hummer X600W, una fuente semimodular que ofrece 600 vatios de potencia, viene con dos conectores PCIE 6+2 y tiene 49A en el carril de 12V, más que suficiente para esta configuración y para futuras ampliaciones. Su precio es de 59,99 euros.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: hemos escogido una fuente semimodular bastante equilibrada y con un precio razonable que puede mover sin problemas la RTX 2060 que hemos puesto como configuración opcional, así que no es realmente necesario optar por otra solución superior. Con todo, si queréis invertir un poco más en una fuente modular más eficiente la Cooler Master MWE Gold modular de 650 vatios es una opción interesante por 86,39 euros.

Unidad de almacenamiento

Nos olvidamos directamente de las unidades HDD. Ya sé que son más económicas y que ofrecen una mayor capacidad de almacenamiento por menos dinero, pero las diferencias que presentan a nivel de rendimiento son tan grandes que vamos a pasar de ellas.

En lugar de optar por una configuración dual (SSD y HDD) vamos a unificar el coste de ambos para aprovechar la bajada de precio que han experimentado las unidades SSD y hacernos con un modelo que nos permita cubrir de forma óptima las necesidades básicas de un PC para juegos, sin perder la idea de que sea barato.

¿Lo sabías?  550 cursos universitarios, online y gratuitos que inician en abril

Montar un SSD básico de 240 GB y un HDD de 1 TB nos costaría unos 70 u 80 euros, aproximadamente. Pues bien, en vez de ese combo podemos optar por un SSD SATA III de 960 GB Crucial BX500, que tiene un precio de 100,65 euros, o por un SSD Crucial P1 CT1000P1SSD8 M.2 NVME de 1 TB, que ofrece un mayor rendimiento y tiene un precio de 114 euros.

Con él tendremos espacio de sobra para mantener instalados varios juegos al mismo tiempo sin sacrificios importantes, y disfrutaremos de un rendimiento excelente ya que supera los 550 MB/s y 520 MB/s en lectura y escritura secuencial.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: si queremos ir sobrados de espacio podemos optar por ese mismo modelo en su versión de 2 TB o añadir una segunda unidad de 1 TB. El precio del modelo de 2 TB es de 220,15 euros.

Chasis para montaje

Nos encontramos en la recta final del montaje, solo falta elegir el chasis en el que vamos a montar todos los componentes. De este dependerán aspectos tan importantes como el flujo de aire y las posibilidades de ampliación, así que debemos hacer una elección equilibrada en lugar de limitarnos a ir a por lo más barato.

Tenemos muchas opciones, pero por su valor calidad-precio hemos optado por la L-Link Avatar, que admite gráficas de hasta 37 cm y viene con seis ventiladores incluidos. Una buena opción que no solo cuenta con todo lo que necesitamos, sino que además nos ofrece un buen margen de ampliación. Su precio es de 48,99 euros.

Opción alternativa para un mayor presupuesto: con el chasis anterior tenemos más que suficiente, pero si queremos un acabado más premium sin tener que gastar mucho dinero podemos optra por la Corsair Carbide Spec-Delta RGB, que viene con cuatro ventiladores y cuesta 63,90 euros.

Notas finales

La configuración base de este PC nos permite jugar en 1080p con todas las garantías, pero además presenta una construcción equilibrada para que podamos disfrutar de una buena experiencia de uso en general y tengamos un buen margen de ampliación. Por ejemplo, dentro de dos años podríamos montar un Ryzen 7 3700X y una tarjeta gráfica nueva sin ningún tipo de problema.

El precio del montaje básico es de 561,12 euros, una cifra muy buena teniendo en cuenta todo lo que ofrece este equipo.

Con la configuración opcional el precio sube, pero a cambio tenemos un rendimiento muy superior, tanto que podremos aguantar la transición que marcarán las consolas de nueva generación sin tener que tocar nada.

El montaje opcional tiene un coste de 980,88 euros. Como vemos la diferencia es bastante grande, pero debemos tener en cuenta que sus prestaciones también son mucho mayores, y que podemos combinar elementos del montaje básico y el opcional para alcanzar el nivel que mejor se ajuste a nuestro presupuesto.

Así, y a modo de ejemplo, podríamos añadir únicamente el Ryzen 5 2600 al montaje básico y ganar un extra de rendimiento en juegos que aprovechan más de cuatro núcleos, o añadir dicho procesador y la RTX 2060 manteniendo el resto de componentes en el nivel básico.

En cualquier caso lo importante es que hemos podido crear un PC barato para jugar en 1080p con todas las garantías, sin renunciar a un equilibrio claro de componentes ni a un alto grado de ampliación.



Source : muycomputer

Related posts

3 libros de marketing que debes leer antes de emprender un negocio

Jesus

Exprime la pantalla de tu Android para ahorrar batería

Rocambol

Interesante guía para crear y optimizar infografías e imágenes (infografía)

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: