144819ormal.jpg
Salud

Malas noticias: las camisetas de propaganda no valen para el deporte

144819ormal.jpg

Su habitual tejido de algodón acumula humedad y no protege del viento. Mejor, microfibra. Y unas zapatillas que absorban el impacto de la pisada

Lleva una temporada dándole vueltas al tema, incluso ha convencido a algún amigo para dar un paseo a ritmo ligero, o tal vez ha agarrado a su sufrida mascota y la ha obligado a seguir su enérgico paso… Decidido: va a comenzar a caminar.

Lo siguiente es pensar en el equipamiento que necesita. Le asaltan las dudas: ¿puedo salir a andar con mis zapatillas de lona? ¿Necesito hacer una gran inversión en unas zapatillas especializadas que midan mi frecuencia cardíaca, los pasos que doy, los que da mi suegra y me indiquen cuándo tengo hora con el dentista? Y otra cosa más, ¿me tengo que vestir de color fluorescente?

Equípese con cabeza… y pies

Vayamos por partes, y la primera de ellas son los pies. No puede usar cualquier calzado si va a poner a trabajar sus pies durante 30 minutos o más. Como cuenta Toni Duart, entrenador en Nordic Walking Series, “un error común de la gente es pensar que como caminar es un deporte de bajo impacto vale cualquier calzado, y eso no es verdad. Las lesiones más comunes de los caminantes suelen ser por un calzado poco adecuado: sobrecargas en las rodillas, tendinitis, lumbalgias… Y se producen porque las zapatillas no absorben bien el impacto de la pisada”.

¿Y qué calzado lo absorbe bien? Las zapatillas específicas para caminar y las de correr. Según nos cuenta Javier López, de la tienda especializada en calzado deportivo Bikila, “el movimiento al andar o al correr es muy parecido, lo que varía en uno y otro caso es la fuerza del impacto, ya que corriendo es mucho mayor. Para caminar nos vale perfectamente un tipo de zapatilla de correr. Es la más cómoda que existe: estable, ligera e incluye tecnología de amortiguación, como aire inyectado o siliconas que suavizan los impactos. Alguien que camine con frecuencia va a reclamar estabilidad y amortiguación”.

Las lesiones más comunes se producen por llevar un calzado que no amortigua el impacto de cada paso

A la hora de elegir la zapatilla adecuada hay que tener en cuenta muchos aspectos. “El peso de la persona, el apoyo, los kilómetros que va a hacer, el terreno, si tiene el pie ancho o estrecho, si tiene el empeine alto o bajo… Si dos personas con diferente pie llevan la misma zapatilla, a uno de los dos le va a hacer daño seguro”, explica Javier López. Una vez que tenemos esto claro, la pregunta es: ¿necesitamos hacer una gran inversión en el calzado? “No hace falta irse a una gama muy alta, con que lleven una amortiguación en el talón es suficiente, así que valdría con una gama media o baja”, concluye López. En cualquier caso, Duart recomienda siempre “ir a una tienda especializada, en la que haya un profesional que nos asesore, y probarse el material”.

Y para hacer esto bien, hágalo con los calcetines con los que camina habitualmente y pruébese ambos pies. Las zapatillas no deberían quedar ni muy justas ni muy holgadas, su pie debería tener sitio en la parte delantera ya que al caminar se va a dilatar y a desplazar hacia delante. Pruebe varios modelos y fíese del personal especializado que le atiende.

Capas y microfibra

Vayamos ahora a la segunda parte: el cuerpo. ¿Con qué cubrirlo? A partir de ahora, y para siempre, erradique el algodón de su cajón de ropa deportiva: acumula la humedad, no mantiene su temperatura corporal y no le protege del viento. Es recomendable que utilice ropa de microfibra, que expulsa el sudor hacia fuera y mantiene su cuerpo caliente y seco.

¿Cuál sería el equipamiento básico?

Camiseta técnica (de microfibra), ya sea de manga corta o larga; pantalones anchos o mallas, un cortavientos (chaqueta que evita que nos dé el viento en el cuerpo y que además aguanta una fina lluvia); calcetines, una vez más, de tejido técnico y no de algodón, ya que estos tienen costuras que pueden producir rozaduras, y en el caso de las mujeres, un sujetador deportivo. Como indica Klaus Bös en su libroCaminar y carrera suave (Hispano Europea) hay que equiparse “con ropa cómoda y ligera. Es mejor seguir el principio de la cebolla: llevar varias capas de ropa para poderlas quitar una por una”. Se pueden añadir guantes y gorro en invierno, y en caso de un sol de justicia, una gorra o visera. Y respondiendo a su última duda: tranquilo, todas estas prendas también las podrá encontrar en discretos colores.

 

 

 

[Source link :elpais]

Related posts

Una enfermedad neurológica rara y progresiva : Síndrome de Alpers

Jesus

Pegatinas para cascos que reducen las lesiones cerebrales de atletas

Rocambol

El virus del beso que puede dejarte estéril

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola aficionados a la Tecnología y a la Ciencia 

mi nombre es Jesús  Bienvenidos otro día más al

Canal de YOUTUBE de Mastecnociencia

Suscríbete

¡¡TE GUSTARA¡¡

                                 

A %d blogueros les gusta esto: