Los científicos siguen buscando evidencias que nos confirmen la existencia de océanos en Marte hace millones de años y la posibilidad de que hubiera habido vida más allá de los extensos campos de arena roja con los que hoy se encuentran los rovers que mandamos allí.

Un nuevo estudio, publicado por la Universidad Paris-Sud, ha determinado la existencia de marcas en un gran cráter de la superficie marciana en el que habría un rastro de un tsunami y por lo tanto, la prueba de que en algún momento hubo un océano.

Se trata del cráter bautizado como Lomonosov de 120 kilómetros que muestra un aspecto similar al que tienen los de la Tierra sumergidos en nuestros océanos. La pista estaría en las marcas que dejó en la superficie un posible tsunami al haber impactado un meteorito.

 

Esta teoría lleva tiempo circulando entre los científicos, pero este último estudio habría reducido las pistas a un área más concreta, es decir, un lado del borde sur del cráter donde impactó el meteorito y provocó esa reacción en cadena del agua.

Las pruebas no son aún concluyentes como para confirmar de manera categórica que nuestro vecino, el planeta rojo, fuera parecido a la Tierra en el pasado y contara con las condiciones que nosotros necesitamos para vivir.

¿Lo sabías?  Bacterias extraterrestes, el peligro de la exploración espacial

Sin embargo, esta hipótesis reduce mucho el margen de búsqueda a esa zona y concentrar los esfuerzos de las futuras misiones de exploración y analizar lo encontrado en esa región del planeta.

Son muchos los proyecto que están trabajando sin descanso para encontrar estas pruebas de vida, mediante la observación desde los telescopios, como con la ayuda de los rovers y naves que están recogiendo materiales de la superficie para analizar su composición. Pero lo que no sabremos nunca es si realmente estamos cerca de descubrir restos de vida o si todavía estamos muy lejos de ese hallazgo.