MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
Cine /Tv

Lo mejor del cine de 2019

El 2019 será recordado quizás, como el año de las grandes obras de varios de mejores directores de cine de nuestra época y, también, del cierre de las grandes sagas épicas de las últimas décadas. Desde la colosal The Irishman, de Martin Scorsese, hasta la espléndida Once Upon a Time…in Hollywood, de Tarantino, este fue un año en que el cine alcanzó un nuevo nivel de calidad y solidez.

2019 está a punto de terminar y deja a su paso las que quizás son las películas cumbre de varios de los mejores directores de nuestra época. También fue el año de la despedida de varias de las grandes mitologías modernas, incluyendo el cierre apoteósico de la fase tres del Universo Cinematográfico de Marvel y el final de la saga de los Skywalker en el cine. Con toda seguridad, el final de la década también trae también una colección de conclusiones sobre el cine actual y su permanencia en el futuro. Hagamos un rápido repaso de lo que consideramos lo mejor de la pantalla grande en los últimos meses y su importancia en el mundo cinematográfico.

Érase una.. vez en Hollywood, de Quentin Tarantino

La que es quizás la película más personal e íntima del icónico director, también es una sorpresiva carta de amor a la industria del cine. Con su aire melancólico, brillante y ligeramente onírico, la película recurre de nuevo al recurso de la ucronía y, también, al de imaginar el mundo a la medida de las aspiraciones de un Tarantino cada vez más hábil para crear mundos personales y profundamente seductores.

Es probablemente la mejor película del año y también, de la década.

Parasite, de Bong Joon-ho

La ganadora de la Palma de Oro en Cannes es una extrañísima mezcla entre un drama familiar, una crítica social y algo parecido a un thriller de suspense, aunque en realidad el director evita decantarse por cualquier género y toma la arriesgada decisión de crear una especie de mezcla afortunada entre registros y argumentos.

Al final, Parasite es una pequeña obra de arte que elabora una realidad distorsionada que resulta desconcertante por su originalidad, pero, sobre todo, por su capacidad para transgredir todas las supuestas reglas inamovibles del cine actual. Todo un experimento exitoso que seguramente se convertirá en un film de culto instantáneo.

Dolor y Gloria, de Pedro Almódovar

La película más personal del director manchego es un recorrido muy poco disimulado por su vida y padecimientos en clave de semibiografia y con el pulso preciso de un drama de sofisticada factura. Es probable que sea la mejor película de Almódovar y, también, un manifiesto entre líneas sobre su amor al cine como arte y catársis.

Se trata de una sólida reflexión sobre el envejecimiento, la pérdida de las facultades intelectuales de un hombre aterrorizado por la decadencia y, al final, una apoteosis casi tierna sobre la pérdida y la soledad. Como el trabajo de naturaleza íntima que es, Dolor y Gloria tiene el raro privilegio de contar dos historias a la vez: la de su complejo personaje Salvador Mallo (interpretado por un magnífico Antonio Banderas) y la del propio director detrás de cámara.

¿Lo sabías?  Yowi.tv: la plataforma que quiere que veas la TDT por Internet

La combinación de mentalenguaje convierte al film en un giro caprichoso de tramas y escenas que se sostienen sobre un inteligentísimo guion.

The Irishman, de Martin Scorsese

El director neoyorquino regresa al mundo del crimen —el que es probablemente su tópico favorito— en compañía de varios de sus actores fetiches.

El resultado es una película de extraordinaria calidad, con un ritmo pausado, brillante y siniestro, que recorre la vida de Frank Sheeran (De Niro) como un narrador poco confiable que analiza la epopeya de la vida criminal de Jimmy Hoffa, interpretado por Al Pacino, ya nominado al Globo de Oro y al SAG Awars por su actuación. Se trata de un recorrido profundo, inteligente y bien construido sobre la caída en las tinieblas de un hombre y su mirada sobre el mundo al margen de la ley en el que debe vivir.

Quizás, la mejor película del año y sin duda, una de las más elegantes y sofisticadas de la década.

Avengers: Endgame, de los Hermanos Russo

Después de la magnífica Infinity War, la gran pregunta colectiva era si los hermanos Russo podrían crear una obra a la altura de la que se considera una de las mejores películas de superhéroes de la historia. Además, se trataba de una combinación de alto riesgo: los rumores indicaban que habrían más de treinta personajes en una sola escena y, además, todo tipo de viajes temporales que podrían incidir en las líneas temporales e incluso contradecir al resto del Universo Marvelita.

En realidad, la película resultó un magistral ejercicio de estilo, con un elenco extraordinario y un ritmo frenético que no decae jamás, a pesar de sus casi tres horas de duración. Como si eso no fuera suficiente, la película se toma el tiempo para mostrar una preciosa primera hora en homenaje a las pérdidas sufridas en la anterior película y mostrar, con enorme delicadeza, el dolor de unos superhéroes más humanos que nunca.

Marriage Story, de Noah Baumbach

La ruptura de una pareja adinerada es el punto de partida de un recorrido a través del sufrimiento de la separación y también, del agobio existencial de la pérdida.

Con una fuerza dramática desconcertante y una ambiciosa noción sobre la forma de narrar una historia en apariencia sencilla, la película logra las que quizás son las mejores actuaciones de Adam Driver y Scarlett Johansson, que encarnan a una pareja abrumada por las culpas, dolores y una historia en común que llevan a cuestas en mitad de un complicado proceso de divorcio, que el film señala como un contexto alternativo sobre el punto central de su argumento. Emotiva, delicada y sofisticada, el film es un drama de alto calibre de maravillosa elegancia irresoluble.

Joker, de Todd Phillips

Arthur Fleck (Joaquin Phoenix) está sufriendo, pero procura sonreír. No obstante, una ciudad a punto de explotar parece ser el reflejo real de lo que esconde su empeño por mostrarse jovial y sobre todo su inquietante risa histérica. Con un ritmo extraordinario y una cámara subjetiva que no abandona a Fleck en su transformación en un monstruo con rostro humano, la película de Phillips es una tétrica versión sobre el origen de uno de los villanos más icónicos del mundo del cómic, pero también una pieza de esmerado lenguaje fotográfico, que basa buena parte de su efectividad en la capacidad de Phoenix para transformarse de víctima propiciatoria en asesino sin escrúpulos frente a las cámaras.

¿Lo sabías?  Encuentra películas que te encantarán en base a tus gustos con esta web

Al final, Joker sonríe con autentico y macabro humor, para convertir a la película en una rara joya cinematográfica.

Frozen II, de Jennifer Lee y Chris Buck

Walt Disney Animation Studios

Las Princesas Disney ya no necesitan ser rescatadas ni tampoco enamorarse para emprender la aventura de sus vidas: en la secuela del éxito taquillero del 2013, Elsa se ha convertido en la reina de Arendelle pero no parece especialmente cómoda llevando la corona. Por su parte, Anna lidia en una búsqueda de identidad que le lleva a hacerse preguntas existenciales que profundizan en el personaje y le conceden personalidad propia.

Al final, ambas tendrán que recorrer un largo y peligroso camino para encontrar el sentido de su intrincada historia familiar. Pero entre tanto, Disney se esmera por crear un argumento que incluso resulta más intrigante que la primera: con su colección de símbolos mágicos y su exquisita metáfora sobre el encuentro del origen de todos los secretos, Frozen II es quizás una de las pocas secuelas que puede presumir ser mejor que su predecesora.

Us, de Jordan Peele

Para el director, el terror tiene algo de crítica social y, también, un inmediato vínculo con los secretos inconfesables que todos llevamos a cuestas. En su nueva película, ambos extremos se unen para construir una idea aterradora sobre la identidad, el miedo que yace bajo lo cotidiano y también, la transformación de nuestra mente en un peligroso lugar desconocido. En conjunto, Us podría resultar satírica y paródica, a no ser por su brillante puesta en escena y un argumento que procura guardar sus secretos con cuidadosa paciencia.

Spider-Man: Far From Home, de Jon Watts

La última película de la fase tres del Universo Cinematográfico de Marvel es también un breve recorrido por el mundo que sobrevivió a Thanos y por el que Tony Stark se sacrificó. De modo que el film comienza con un rápido resumen que permite comprender cómo se vivió más allá del mundo superheróico el chasquido que vaporizó a la mitad de la población del cosmos y sus consecuencias.

Ocho meses después de la muerte de Iron Man, su pupilo no logra superarlo y se hace las inevitables preguntas si el héroe caído esperaba que tomara su lugar en alguna forma. Pero Peter Parker (De nuevo interpretado por Tom Holland) también desea vivir y es ese deseo, el motor, que le permite hacer frente a la extraña sucesión de circunstancias que le esperaban.

Como película eslabón, tiene un guión sólido y bien construido, pero además un aire de fresca renovación que nos recuerda que hay Marvel para rato.

Rocketman, de Dexter Fletcher

Taron Egerton as Elton John in Rocketman from Paramount Pictures.

Excesiva, radiante, exuberante, colorida: la película es la viva imagen de Elton John (interpretado por Taron Egerton) y de hecho, le rinde homenaje en tantas maneras distintas, que el film termina siendo un musical extraordinario cuyo personaje principal sostiene sus hilos argumentales con una gracia inteligente y salvaje que conmueve y seduce. Mucho más inteligente y profunda que Bohemian Rhapsody de Bryan Singer, la película asume sin titubeos su condición de biopic bullicioso y fascinante, quizás lo mejor de su cuidado y meticuloso argumento.

Ford vs. Ferrari, de James Mangold

Con una ambientación exquisita y las actuaciones extraordinarias de Christian Bale y Matt Demon, la película explora la rivalidad de Ford y Ferrari desde un ángulo novedoso, intimista y opulento. Se trata de un film filmado a la antigua, con un pulso preciso y fotografía impecable: un homenaje a una época y a un estilo de vida. Sin tomar grandes riesgos, el film logra transmitir cierta idealización sobre el sueño americano y la prosperidad de una época que se recuerda con aprecio. Quizás su mayor triunfo.

Doctor Sueño, de Mike Flanagan

Tomarse el atrevimiento de reimaginar una obra del calibre de El Resplandor de Stanley Kubrick es una audacia que pudo costarle a Flanagan la integridad de su película y la solidez del guion. Pero en realidad, el director tuvo el buen pulso de combinar la adaptación de dos novelas del escritor Stephen King, y de homenajear a un clásico de culto del género del terror.

¿Lo sabías?  Wismichu y su película ‘Bocadillo’ en el Festival de Cine de Sitges a sido un El ‘fraude’

¿El resultado? Una espléndida película que narra dos historias en una y a la vez, crea su propio ambiente aterrador. Todo un logro para admirar.

Toy Story 4, de Josh Cooley

Disney Pixar

Nadie esperaba que la perfecta trilogía que acabó hace casi una década tuviera un nuevo capítulo. Pero no solo lo tuvo, sino que además demostró que la historia de la pandilla de juguetes más querida de la pantalla grande, tiene aún mucho que dar de sí. Se trató de una travesía discreta, pero efectiva, por una suerte de camino del héroe que llevó a Woody a hacerse algunas preguntas y finalmente, encontrar algunas respuestas desconcertantes.

Al final, la película es un cierre amable a una historia que quizás no necesitaba profundizarse aún más, pero que conserva la dignidad y la belleza de la trilogía que le precedió. Más que suficiente para los tiempos que corren.

John Wick 3: Parabellum, de Chad Stahelski

La tercera parte de la exitosa franquicia del asesino a sueldo encarnado por Keanu Reeves llegó a la pantalla grande con una promesa: ampliar el universo que rodea al personaje. No solo lo hizo, sino que además agregó grados de dificultad a la ya complicada vida del antihéroe más famoso de la última década y le convirtió, en un símbolo poderoso que vino a engrosar la lista de los más queridos héroes de acción del cine.

 



Source : hipertextual

Related posts

Los mejores documentales en Netflix, HBO y Movistar

Jesus

Adiós a la TDT, la llegada del 5G nos obligará a contratar televisión de pago

Rocambol

Rojadirecta se defiende ante su posible cierre: «Somos el YouTube del fútbol”

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: