Durante los últimos años se ha vivido un importante auge en el mercado de las leches vegetales. Sea por intolerancias, opciones éticas o simplemente por probar otras bebidas, estas leches han ganado espacio en muchas neveras y no deja de crecer el número de opciones disponibles en los supermercados.

La leche vegetal no tiene nada que ver con la leche de vaca. Aunque tenga un nombre similar y se utilice muchas veces en los mismos casos, suele ser una bebida con unos componentes totalmente distintos. La leche vegetal puede llenar algunos vacíos nutritivos, pero no los mismos que quedan al dejar de consumir leche de vaca.

Si quieres probar leche vegetal, existen distintos tipos, desde la de soja a la de sésamo, y no todas gustan a la gente. Al igual que ocurre con las cervezas, de unas a otras va todo un mundo de sabores.

Más allá de los pros y los contras que tiene la leche vegetal sobre la de toda la vida, vamos a enumerarte los distintos tipo de leche vegetal que existen y alguna característica concreta de cada una.

  • Leche de soja: la más parecida a la de vaca, con un bajo aporte de grasas.
  • Leche de avena: pocos nutrientes y poca grasa.
  • Leche de arroz: muy recomendable para personas con alergias y suele contener alto nivel de azúcar.
  • Leche de quinoa: similar a la de arroz, pero con mucha fibra.
  • Leche de sésamo: recomendaba para celiacos, pero a veces da problemas digestivos, mejor probarla antes de comprar grandes cantidades.
  • Leche de frutos secos: la hay de distintos tipos, cuidado con los azúcares de algunas marcas.

En general, se puede comprobar que hay muchos tipos de bebidas que se utilizan para sustituir a la leche, más de los que se nombran aquí. Si quieres dar el salto, lo mejor es probar una pequeña cantidad de distintos tipos hasta elegir la que más te guste.