La popular YouTuber británica de 22 años, Marina Joyce, ha sido reportada como desaparecida desde el pasado 31 de julio, por Missing People, siendo vista la última vez en Londres.

La última vez que tuvo actividad en redes sociales fue hace semanas, en Instagram no publica desde el pasado 24 de junio y su último video en YouTube es del 21 de junio. Actualmente Joyce tiene más de 2 millones de suscriptores.

Missing People es una organización sin fines de lucro dedicada a la búsqueda de personas reportadas como perdidas por parte de familiares y amigos cercanos. La alarma levantada por la asociación no debería tomarse a la ligera.

Lo único que se sabe de ella, hasta el momento, es un mensaje publicado en Stories de Instagram y en Twitter, donde Brandon Mehmed, un YouTuber que ha publicado videos con Marina —y viceversa— presentándola como su novia donde asegura que «todo está siendo manejado de manera profesional». También dice que «no se preocupen por ella porque está segura y bien». El mensaje termina con «todos lo que creen que estoy actuando sospechosamente están mal informados y no me conocen para nada».

La policía metropolitana de Londres, quienes también recibieron un reporte de desaparecida el pasado miércoles y de agosto, ha enviado un comunicado en relación a Marina Joyce a BNO News, asegurando que actualmente se está llevando a cabo una investigación y se está intentando encontrarla y ubicarla.

En 2016 Marina Joyce fue objeto de preocupación colectiva por parte de sus seguidores, lo cual terminó en una visita de la policía británica a su casa para asegurarse que se encuentre bien.

Entre los temores de sus fans se encontraba la posibilidad de que su novio estuviera abusando de ella o que la joven tuviera un problema de adicción a las drogas. Pero día más tarde hizo un directo asegurando que está bien y después concedió una entrevista a Philip DeFranco donde reiteró que no había problema alguno.

Por el momento la ubicación de Joyce sigue sin conocerse.