Finalizada ayer la reunión del Comité de Emergencia del Reglamento Sanitario Internacional para la enfermedad del virus del ébola en la República Democrática del Congo, La Organización Mundial de la Salud (OMS) tomó la determinación de declarar el brote actual como una emergencia de salud pública de preocupación internacional.

Lo ha anunciado su director, el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, en un comunicado en el que se pide que todo el mundo tome nota y redoble sus esfuerzos para poner fin a la situación y construir un mejor sistema de salud.

El segundo brote más grave

Desde que se declaró el inicio del brote, el 1 de agosto del año pasado, se han dado más de 2.500 casos y más de 1600 muertes. Esto lo convierte en el segundo brote más grave de los que se tienen registros, después del que tuvo lugar entre 2014 y 2016, que se saldó con más de 28.0000 personas enfermas, de las que murieron más de 11.000.

Hasta ahora todos los casos se han dado dentro de las fronteras del Congo. Sin embargo, el comité reunido ayer anunció la confirmación del primer enfermo en Goma, una ciudad de casi dos millones de habitantes, ubicada muy cerca de la frontera con Ruanda.

¿Lo sabías?  La vitamina C es más importante de lo que creías

Tras esta triste noticia, que evidencia la rápida dispersión de la enfermedad, se manifestó también la preocupación y la decepción de sus miembros por los retrasos de financiación que han dificultado actuar en consecuencia.
Por todo esto, aunque hace meses que el brote está clasificado con el nivel 3, correspondiente a máxima gravedad, se ha tomado la determinación de ir más allá y declararlo como emergencia de salud pública de preocupación internacional. Sin embargo, en el comunicado de la OMS, el presidente del comité, Robert Steffen, ha hecho hincapié en que no se debe usar esta nueva situación como excusa para imponer restricciones comerciales, ya que esto tendría un impacto negativo en la respuesta y en las vidas y los medios de vida de las personas que viven en la región. Está de acuerdo el doctor Tedros, quien añade que “no debe utilizarse para estigmatizar o penalizar a las personas que más necesitan nuestra ayuda”.

Por otro lado, la ONU también ha reconocido la gravedad de la emergencia al activar la ampliación a escala del sistema humanitario para apoyar la respuesta del ébola.