Hace unos días, la NASA convocó una rueda de prensa en la que anunciaría un descubrimiento relevante sobre Marte.

Ya conocemos la información, y como titular, es absolutamente impactante: El robot Curiosity ha encontrado materia orgánica en un antiguo cráter de Marte. Un tipo de materia orgánica que, en la Tierra, la producen los seres vivos. ¿Se trata, por tanto, de la prueba definitiva de la existencia de vida en Marte? Pues exactamente… no. Pero es un paso más en esa dirección.

En sus seis años de presencia en Marte, el robot Curiosity apenas ha recorrido 20 kilómetros. Pero sus descubrimientos están siendo muy relevantes para los científicos.

Actualmente se encuentra en la orilla del cráter Gale, que los científicos estiman que fue un lago se agua hace 3.500 millones de años. Por aquel entonces Marte se parecía más a la Tierra, y los expertos creen que había agua en su superficie.

La materia orgánica no puede existir en la actual superficie de Marte, debido a la radiación. Tras reparar de forma remota su taladro, el Curiosity ha taladrado un agujero de apenas cinco centímetros en la superficie del cráter (puedes verlo en la foto de apertura), y en su interior ha encontrado compuestos orgánicos que en la Tierra los producen los seres vivos: tiofeno, metiltiofenos 2 y 3, metanotiol y sulfuro de dimetilo. ¿Es la prueba de vida en Marte? No exactamente.

NASA

Es compatible con la existencia de vida, porque como hemos dicho esos compuestos en la Tierra están asociados a la vida, y se han encontrado en lo que parece un lago de hace 3.500 millones de años. Si en un planeta hay un lago de agua y materia orgánica para alimentarse, la probabilidad de vida es relevante.

Lectura recomendada :  El misterio del Cráter de Stuart en la Luna que tardó 50 años en resolverse

Pero dicha materia podría haberse producido mediante interacciones químicas no asociadas a la vida, o provenir de meteoritos que han chocado con Marte. Aún así el descubrimiento es inesperado por varias razones.

 

Como hemos comentado la radiación destruye todo tipo de materia orgánica, incluso a varios metros de la superficie, y sin embargo esta materia estaba a solo 5 centímetros de profundidad. Al parecer se debe a la presencia de azufre, que actúa como conservante.

Son restos muy antiguos, de hace 3.500 millones de años, lo que indica que, si existió vida en Marte, o está oculta bajo su superficie o se extinguió hace miles de millones de años.

Otro descubrimiento interesante de la NASA es que el metano que hay en su superficie, varía con las estaciones:

NASA

Este metano proviene del interior del planeta, lo que certifica que hay enormes cantidades de metano en su interior. El metano se origina por la actividad celular de los microbios, o bien por la interacción entre las rocas y cristales de agua. Ambas hipótesis son revolucionarias (en Marte podría haber agua o microbios) y el hecho de que el metano se ajuste a las estaciones, abre nuevas vías de investigación.