MasTecnoCiencia
Todofoto

La mejor fotografía de vida salvaje del 2019 se encontrará entre estas imágenes

Suele decirse que la fotografía es una de las aficiones más sanas para nuestra mente, pues nos ayuda a centrarnos en el aquí y el ahora mientras buscamos la imagen perfecta. Además, dependiendo de cuál sea el escenario, puede conllevar otras ventajas añadidas. Por ejemplo, si la instantánea se toma en un entorno natural, el fotógrafo puede sentirse parte de él y ser más consciente de su situación.

Por eso son tan importantes las iniciativas que invitan a aficionados y profesionales de la fotografía a ver la naturaleza a través del objetivo de su cámara. En este aspecto destaca el certamen del “Fotógrafo de Vida Silvestre del Año”, del Museo de Historia Natural de Londres, que este 2019 celebra su 55ª edición. Los jueces han recibido más de 48.000 imágenes, procedentes de 100 países, a las que han realizado una primera criba, dentro de la cual se elegirán los ganadores el próximo 15 de octubre. Hasta entonces, algunas de las fotografías que han superado esta primera fase se han hecho públicas, para abrir boca entre el público antes de que se expongan en el museo, del 18 de octubre de 2019 al 31 de mayo de 2020. Estas son doce de ellas.

Desechos de playa, de Matthew Ware

Matthew Ware

Las imágenes de animales marinos atrapados en desechos procedentes de la actividad humana son tristemente muy habituales. Sin embargo, cada nueva foto sorprende y horroriza al menos lo mismo que la anterior.

En esta instantánea puede verse cómo una de las víctimas más comunes de la contaminación, una tortuga, ha quedado varada con una soga enrollada a su cuello por un extremo y atada a una silla por el otro. Fue tomada cuando el fotógrafo trabajaba en la patrulla de varamientos en el Refugio Nacional de Vida Silvestre Bon Secour, en Alabama, y materializa a la perfección la crudeza de una situación que está llevando a la extinción a esta y otras muchas especies, a pesar de los esfuerzos llevados a cabo para lograr su conservación.

¿Lo sabías?  Panasonic Lumix DMC-TZ100: Mayor alcance para tus viajes, sin perder calidad

Confianza conmovedora, de Thomas P. Peschak

Thomas P. Peschak

¿Quién dijo que las ballenas son animales violentos por naturaleza? No es lo que indica esta fotografía, en la que puede verse cómo una joven ballena gris se acerca a un par de manos humanas, en la Laguna San Ignacio, en Baja California, México. Es una zona muy frecuentada por barcos de turistas, por lo que estos cetáceos están acostumbrados a interactuar con personas.

Bebida fría, de Diana Rebman

Diana Rebman

En la imagen puede verse un mito de Hokkaido mordisqueando la punta de un carámbano de hielo, a la espera de que el sol lo derrita y libere un poco de agua.

Durmiendo como un Weddell, de Ralf Scheneider

Ralf Scheneider

Descansando en una postura casi humana se encuentra esta foca de Weddell, considerada como el mamífero reproductor más austral. La foto fue tomada en Larsen Harbor, en Georgia del Sur, una zona protegida en la que las focas son libres del ataque de depredadores. Como para no dormir a pierna suelta.

El muro de la vergüenza, de Jo-Anne McArthur

Jo-Anne McArthur

Esta es una de las fotos más desgarradoras de todas las que han sido seleccionadas hasta el momento. En ella se encuentra la piel de una serpiente de cascabel sobre una pared en la que se pueden ver las marcas ensangrentadas de las manos de hombres y mujeres, grandes y pequeños. Es una tradición del rodeo anual de Sweetwater, Texas, donde las personas que despellejaron a los reptiles dejan estas marcas. Los animales previamente son sacados a la fuerza de sus madrigueras, rociando gasolina en ellas, y después son llevados al festival, donde los cazadores pagan para desollarlas. Resulta terrible que algo así siga celebrándose en el siglo XXI.

¿Lo sabías?  Foto del dia (Cataratas horizontales de Kimberly, Australia)

Los muertos trepadores, de Frank Deschandol

Frank Deschandol

Un hongo zombie se ha apoderado del cuerpo de este pobre gorgojo, que pasea sus cuerpos fructíferos sin poder hacer nada para deshacerse de él. El parásito se ha hecho también con el control de sus músculos, obligándolo a subir a las alturas de la Amazonia peruana, donde finalmente se liberarán las esporas que saldrán despedidas en busca de nuevas víctimas.

Pasando el rato en el dosel, de Carlos Pérez Naval

Carlos Pérez Naval

Aunque pueda parecer que toda la foto está protagonizada por las múltiples ramas de un árbol de grandes dimensiones, en una de ellas se encuentra posado un perezoso de tres dedos de garganta marrón. La imagen está tomada desde el lateral, de modo que puedan verse los principales rasgos diferenciales del animal: tres garras enganchadas, la cinta en los ojos con forma de máscara y su pelaje grueso. Fue captada en el Parque Nacional de Soberanía, en Panamá.

Último aliento, de Adrian Hirschi

Adrian Hirschi

En esta fotografía se puede ver cómo un inmenso macho ataca a una cría de hipopótamo bajo la triste mirada de su madre, que no puede hacer nada por evitarlo. La imagen fue tomada en el lago Kariba, de Zimbawe.

¿Lo sabías?  Foto de dia "La vía láctea, sobre el cielo de Hungría "

Medusa bebé, de Fabien Michenet

Fabien Michenet

Las medusas son uno de los animales más temidos de los bañistas, a pesar de su gran belleza. Sin embargo, los jureles son más listos y en vez de tenerles miedo los usan como escondite. Eso precisamente es lo que se ve en esta foto, en la que el pececillo se refugia así de los depredadores nocturnos de los mares de Tahití.

Si los pingüinos pudieran volar, de Eduardo del Álamo

Eduardo del Álamo

Si volaran lo tendrían mucho más fácil para huir de depredadores como la foca leopardo que se ve en la imagen, tomada en la Península Antártica. Aun así, hacen lo que pueden para escapar.

Descanso afortunado, de Jason Bantle

Jason Bantle

Los animales pequeños deben buscar lugares seguros para protegerse de sus depredadores. Los fotógrafos en este concurso han captado escondites tan curiosos como la medusa y el jurel o este coche abandonado en mitad de los bosques de Saskatchewan, en Canadá. Solo cuenta con un pequeño agujero en el parabrisas, que sirvió como entrada a una familia de mapaches y como mirilla para la madre, que vigila el exterior mientras sus crías juegan tranquilas en el asiento de atrás.

El capullo de red capilar, de Minghui Yuan

Minghui Yuan

Puede parecer basura extraída del recogedor de una peluquería, pero en realidad se trata del capullo de una polilla Cyna, que se protege así de sus depredadores en la selva tropical de Xishuangbanna, en China, hasta que termine su transformación.



Source : hipertextual

Related posts

ZY Optics lanza un económico Mitakon 85 mm f1.2 de enfoque manual

Rocambol

Accesorios imprescindibles en la mochila del fotógrafo aficionado

Rocambol

La nueva cámara HDR de Sony permite a los coches ver en la oscuridad

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: