Inicio CienciaNaturaleza La falta de excrementos gigantes está desnutriendo el planeta