MasTecnoCiencia
hipervitamDFGinosis_0.jpg
Salud

Hipervitaminosis, el peligro de tomarlas en exceso

hipervitamDFGinosis_0.jpg

Hipervitaminosis

Siempre hemos oído hablar de los beneficios de las vitaminas, pero algunas de ellas tomadas en exceso, especialmente a través de suplementos nutricionales, pueden provocar diversos complicaciones para la salud.

Qué es la hipervitaminosis

La hipervitaminosis es una acumulación excesiva de vitaminas en el organismo que puede derivar en diversos problemas. Estas complicaciones dependerán de la vitamina de la que se haya rebasado con creces su consumo recomendable.

Hay que tener en cuenta que no todas las vitaminas tienen la capacidad de acumularse en nuestro cuerpo: las hidrosolubles, como la C y las del grupo B, son vitaminas que se eliminan a través de la orina, de forma que difícilmente dan casos de toxicidad crónica. Sin embargo, un consumo excesivo de vitaminas liposolubles –es decir, que se acumulan en los tejidos grasos del organismo–, como son la A, D, E y K, puede llevar a casos de hipervitaminosis.

Prevención y tratamiento de la hipervitaminosis

Es muy difícil que se dé una ingesta excesiva de vitaminas a través del consumo de alimentos naturales. De hecho, los desequilibrios actuales de la alimentación occidental favorecen la carencia subclínica de algunas vitaminas, más que el exceso, por ello la hipervitamininosis es un estado patológico poco habitual.

Sin embargo, el consumo de algunos tipos de alimentos y de suplementos nutricionales pueden dar lugar a estados de aporte excesivo de vitaminas. Es a estos últimos a los que debemos prestar especial atención, y consumirlos preferiblemente bajo la recomendación y vigilancia de profesional médico. Es importante destacar que la personas sanas que siguen una dieta equilibrada no necesitan suplementos de vitaminas.

Otro de los productos que es altamente rico en estas vitaminas, sobre todo A y D, es el aceite de hígado de pescado, con lo que es importante no abusar de él y seguir las recomendaciones médicas respecto a su consumo adecuado.

¿Lo sabías?  Llegan las pastillas inteligentes: los médicos sabrán si las estás tomando

En caso de intoxicación por alguna de las vitaminas que se exponen a continuación, bastará con restringir de tu dieta los alimentos que contienen la vitamina que se ha acumulado en exceso en el organismo. Ten en cuenta también que, en la actualidad, muchos alimentos se suplementan con estas vitaminas, por eso es recomendable consultar siempre la etiqueta, sobre todo cuando se están consumiendo suplementos vitamínicos, con el fin de evitar una sobreingesta vitamínica.

Hipervitaminosis A

 

Hipervitaminosis A

La vitamina A cumple varias funciones esenciales en el organismo, especialmente en lo que se refiere a la formación de huesos, dientes, piel, membranas y tejidos blandos. También se la conoce como retinol, ya que ayuda al correcto mantenimiento de la retina ocular. La vitamina A en forma de retinol es abundante en el hígado de los animales y el aceite de pescado. En forma de beta-caroteno, la encontramos en vegetales como la naranja, las espinacas, el melón, los albaricoques o el brócoli, así como en los lácteos.

La toxicidad aguda de vitamina A ocurre cuando se produce una ingesta excesiva de esta vitamina en un corto espacio de tiempo, ya sea a través de los alimentos –ya que se trata de una vitamina difícil de excretar– o de suplementos alimenticios que la contengan. Los primeros signos de la hipervitaminosis A consisten en náuseas, mareos, vómitos, fatiga, desmayos y falta de apetito. Estos signos suelen ser transitorios y desparecen a los pocos días de la ingesta. La hipervitaminosis A puede ocurrir con mayor frecuencia en personas cuya función hepática esté comprometida debido al consumo de determinados fármacos, por hepatitis o a causa de una desnutrición proteino-energética.

La hipervitaminosis A crónica suele reflejar un mal uso de los suplementos nutricionales, caracterizado normalmente por una ingesta excesiva. Este tipo de toxicidad crónica es mucho más habitual que la aguda y se debe a la ingesta repetida, durante semanas o años, de dosis elevadas de vitamina A, a tomas superiores a 10 veces el aporte diario recomendado (entre 700 y 1000 microgramos equivalentes de retinol al día en los hombres, y entre 600 y 800 en las mujeres). Los signos de la hipervitaminosis crónica por vitamina A consisten habitualmente en cefalea, alopecia, labios agrietados, piel seca y pruriginosa, hepatomegalia (crecimiento del hígado), y dolores óseos y articulares, entre otros. Su tratamiento consiste en la eliminación de los alimentos ricos en retinol de la dieta, así como la supresión de la ingesta del suplemento fuente de la vitamina A.

¿Lo sabías?  Cosas que suceden cuando los robots repartidores de comida deambulan por las calles

Hipervitaminosis D

 

 

Hipervitaminosis D

La vitamina D no necesita estar presente en nuestra dieta de forma estricta, puesto que gracias a la radiación solar somos capaces de sintetizarla. Sin embargo, es recomendable incluirla en la alimentación para garantizar unos niveles adecuados de esta vitamina (entre 0 y 10 microgramos/día). Se encuentra sólo en pequeñas cantidades y muy variables en mantequilla, nata, leche, yema de huevo e hígado.

Las dietas normales no aportan cantidades excesivas de vitamina D, por lo que es raro la notificación de casos de hipervitaminosis D. Sin embargo, la intoxicación es posible en aquellas personas que consumen un exceso de suplementos nutricionales. Lo cierto es que es innecesario utilizar suplementos de vitamina D, excepto para quienes se protegen crónicamente de la luz solar, como aquellas personas que pasan mucho tiempo en espacios cerrados, que viven en áreas con poco sol, que utilizan vestimentas que les cubren todo el cuerpo, o que trabajan en turnos de noche.

Un consumo en exceso de vitamina D puede causar cambios patológicos en el cuerpo. Estos cambios se caracterizan básicamente por una calcificación ósea y de tejidos blandos como el riñón y los pulmones, así como la membrana timpánica, pudiendo causar sordera. También es frecuente la presencia de dolor de cabeza y náuseas.

Cuando los lactantes reciben un aporte excesivo de vitamina D pueden tener trastornos gastrointestinales, fragilidad de los huesos, retraso en el crecimiento y retraso mental.

¿Lo sabías?  Las 12 bacterias más peligrosas que amenazan a la humanidad

Hipervitaminosis E

 

Hipervitaminosis E

La vitamina E es una de las vitaminas menos tóxicas. Se encuentra en los aceites de semillas y sus derivados, siendo el germen de trigo la fuente más rica de esta vitamina. Los niveles diarios recomendados de vitamina E se establecen en unos 15 mg para adultos, y algo menos de la mitad para los niños.

Parece ser que niveles elevados de esta vitamina se toleran bastante bien tanto en animales como en humanos. Sin embargo, a muy altas dosis la vitamina E puede antagonizar los efectos de otras vitaminas liposolubles.

Algunos trabajos que incluyen dosis muy elevadas de vitamina E en humanos han mostrado efectos adversos como cefalea, fatiga, náuseas, doble visión, dolores musculares, creatinuria de grado medio y distrés gastrointestinal

Hipervitaminosis K

Hipervitaminosis K

La vitamina K participa principalmente en procesos de coagulación sanguínea. No existen muchos estudios que evalúen la toxicidad de esta vitamina, pero a dosis muy altas, y en animales, se ha observado anemia homolítica (en ratas) y kernícterus (afección neurológica grave que ocurre cuando hay ictericia severa) en el lactante, y en algunos casos puede verse afectado el hígado.

120 microgramos/día es la ingesta adecuada recomendada por las autoridades sanitarias. Debido a que nuestro cuerpo acumula esta vitamina por sí mismo no es necesario tomar suplementos para obtenerla.

La vitamina K se encuentra en grandes cantidades en vegetales verdes, como el brócoli, repollo o lechuga, entre otros, mientras que las frutas, cereales, lácteos, huevos y carne también contienen pequeñas cantidades de esta vitamina.

 

 

 

 

[Source link :webconsultas]

Related posts

Contra el Cáncer de Mama: diagnóstico precoz e investigación

Rocambol

Un estudio demuestra otro beneficio más de comer fruta cada día

Rocambol

Los expertos recomiendan el uso de preservativos en las relaciones orales.

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: