Los astrónomos han descubierto un nuevo planeta enano en los límites del Sistema Solar. Ha sido apodado con el nombre de Goblin y su órbita parece indicar que no está solo: los indicios sugieren que podría estar influenciado por el hipotético Planeta X o Planeta 9, aún más lejano, que podría ser una Super Tierra o incluso más grande.

El planeta Goblin fue descubierto por un equipo de astrónomos de Carnegie Institution for Science, de la Universidad del Norte de Arizona y de la Universidad de Hawái, como parte de una búsqueda en curso de planetas enanos y del llamado Planeta X en los confines del Sistema Solar.

El hallazgo tuvo lugar en octubre del año 2015 a través del telescopio Subaru, el más importante del Observatorio Astronómico Nacional de Japón, ubicado en el Observatorio Mauna Kea en Hawái. El planeta, cuyo nombre oficial es 2015 TG387, tiene un diámetro de unos 300 kilómetros, de manera que se trata de un planeta pequeño dentro de la clasificación de planetas enanos. Se trata del tercer planeta menor que se ha encontrado en el Sistema Solar Exterior, después de los recientes descubrimientos de Seda y el objetivo 2012 VP113.

órbita planeta goblin

«Ahora estamos descubriendo lo que podría ser el Sistema Solar Exterior y lo que podría estar ahí fuera», explica Scott Sheppard de Carnegie Institution for Science. «Creemos que hay miles de planetas enanos allí, ahora estamos viendo la punta del iceberg».

Fue descubierto a una distancia de unas 80 unidades astronómicas del Sol, una unidad longitudinal equivalente a la distancia de la Tierra al astro rey (149.597.870.700 metros). En comparación, Plutón está a 34 unidades astronómicas del Sol, de manera que Goblin se encuentra dos veces y media más alejado que Plutón en este momento.

Una de las particularidades que ha llamado la atención de los astrónomos es la órbita de Goblin. Después de varios años de estudio, el equipo ha ha descubierto que la órbita de 2015 TG387 es curiosamente alargada, de forma que tarda 40.000 años en dar una vuelta completa alrededor del Sol. Las simulaciones parecen sugerir que la órbita se ve afectada por el misterioso Planeta X, al igual que los demás objetos del Sistema Solar extremadamente distantes.

«Estas simulaciones no prueban que haya otro planeta masivo en nuestro Sistema Solar, pero son una prueba más de que algo grande podría estar allí», afirma Chad Trujillo, de la Universidad del Norte de Arizona.