Todofoto

Fujifilm X100V: Reescribiendo reglas entre las ultracompactas

Parece un poco «divorciado de la realidad» hablar sobre fotografía en estos momentos tan difíciles, especialmente cuando una de nuestras principales recomendaciones ha sido «salir allá afuera» y buscar nuestra próxima gran imagen. Sin embargo, sabemos bien que esto no durará por siempre, y que debemos sumar nuevas aliadas para llevar nuestra fotografía al siguiente nivel. Una de esas aliadas es la Fujifilm X100V, ultracompacta premium que no le envidia nada a muchas mirrorless con el mismo precio, y que probablemente obligue a sus competidores a optimizar especificaciones en el futuro.

Una vez más, el hecho de recomendar una cámara ultracompacta puede parecer algo anacrónico para muchos usuarios. Los smartphones han ocupado una parte gigantesca de ese mercado, y aplican la estrategia del «suficientemente bueno» para cubrir la demanda, pero existen opciones muy superiores allá afuera, que ofrecen recursos inalcanzables en un smartphone convencional. Hace poco hablamos de la Sony RX100 VII, sin lugar a dudas una de las mejores bajo el formato ultracompacto, pero la competencia no se queda atrás, lo que nos lleva de forma directa a la Fujifilm X100V.


Fujifilm X100V: Lente fija, potencial enorme

… me encanta en plateado

Anunciada originalmente a principios de febrero, la Fujifilm X100V presenta un sensor CMOS APS-C de 26.1 megapíxeles efectivos, acompañado por el procesador de imágenes X-Processor Pro en su versión 4. Su sensibilidad ISO se extiende de 160 a 12.800, con un Boost en ambas direcciones de 80-51.200, mientras que la velocidad de obturación oscila entre 1/4.000 y 30 segundos, o 1/32.000 usando el sistema electrónico. Su pantalla táctil de tres pulgadas es táctil y abatible, con 1.62 millones de puntos de definición, y por el lado del viewfinder encontramos una configuración híbrida basada en un módulo óptico con cobertura del 95 por ciento, y en otro OLED de 3.69 millones de puntos y cobertura del 100 por ciento.


Pantalla táctil y abatible, acompañada de dos viewfinders

El sistema de autoenfoque posee un total de 425 puntos combinando detección de fase y detección de contraste. Su cobertura alcanza a casi toda la superficie del sensor, y registra una sólida respuesta a la hora del rastreo, incluyendo a rostros y ojos. Cualquier corrección necesaria puede llevarse a cabo con la pantalla o el joystick de control en la parte trasera, sin embargo, el sistema automático registra buenos niveles de precisión, especialmente en comparación con el modelo anterior de la serie X100.

Dicho eso, el autoenfoque no es el más rápido en este formato. El Burst bajo el sistema óptico llega a 11 FPS, con un búfer de 38 fotogramas en JPEG y 17 en RAW (ya sean comprimidos lossless o sin comprimir). En cambio, el sistema electrónico habilita varios atajos. El Burst más veloz es de 30 FPS, pero debemos aceptar un crop de 1.25x y un búfer en JPEG más pequeño (29 cuadros). Para evitar ese crop siempre podemos bajar a 20 FPS, pero a pesar de esos números, la Fujifilm X100V no es una cámara pensada para la acción.


Dos diales, para cierto toque «pro»

La interfaz de la Fujifilm X100V ha experimentado varios cambios, comenzando por el retiro del control de cuatro direcciones en favor de la pantalla táctil con comandos de barrido, sellado contra el clima (condicionado al uso de un filtro y el anillo oficial AR-X100), y la inclusión de un puerto USB-C. A simple vista, la cámara se ve muy bien, y lo más probable es que varias personas la confundan con un modelo retro, detalle recurrente entre las cámaras Fujifilm (al que dicho sea de paso, apreciamos mucho). El número de botones físicos disponibles es adecuado (dos de ellos son «Fn» uno en la parte superior, y el otro en el frente), y la cámara habilita un buen nivel de personalización. Es un concepto probado y pulido, con una década de trabajo sobre los hombros, y se nota.

Tal y como sucedió en cámaras Fujifilm previas, la X100V prioriza otras funciones para sus diales dedicados. Uno de los diales nos permite modificar directamente la compensación de exposición, mientras que el otro combina obturación y sensibilidad (hay que tirar el dial hacia arriba). El resto de los detalles podrán ser localizados en el manual oficial, que ya posee traducción al español, y no supera las 350 páginas. Fujifilm siempre ha hecho un buen trabajo en materia de documentación, y la X100V no es la excepción.


1-160 f2.8 ISO 400 (Alberto Buzzanca)
1-500 f5.6 ISO 160 (Rinzi Ruiz)
1-2700 f2.8 ISO 200 (Jolie Luo)

Al explorar de cerca sus modos de vídeo, descubrimos que la Fujifilm X100V está a la altura de las circunstancias, ofreciendo 4K DCI en 24, 25 y 30 FPS, 4Kp30, p25 y p24, y 1080p en 60, 100 y 120 cuadros por segundo (modos slo-mo) a 200 megabits por segundo en todos los casos. Fujifilm tomó la decisión de eliminar las resoluciones más bajas, y enfocarse únicamente en la alta resolución. El problema es que la cámara no posee estabilización integrada, y el uso de un trípode o un estabilizador es casi obligatorio. El sistema de autoenfoque también exhibe cierta lentitud durante la grabación de vídeo, y lo más lógico es que reciba alguna optimización vía firmware en el futuro.

 

Related posts

Siente la Pasión del Fútbol Desde el otro Lado de la Cámara

Rocambol

8 Objetivos para Tu Réflex Nikon que te Ayudarán a Crecer Como Fotógrafo

Rocambol

Accesorios de smartphone imprescindibles para fans de la fotografía

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hola aficionados a la Tecnología y a la Ciencia 

mi nombre es Jesús  Bienvenidos otro día más al

Canal de YOUTUBE de Mastecnociencia

Suscríbete

¡¡TE GUSTARA¡¡

                                 

A %d blogueros les gusta esto: