La humanidad tiene una probabilidad del 50% de encontrar evidencia de vida en Marte durante los próximos tres años, predicen científicos británicos que trabajan en la próxima misión Exomars.

Y es que el equipo británico que actualmente realiza pruebas para el nuevo robot Rover ha señalado que los recientes planes para excavar a gran profundidad debajo de la superficie marciana ha mejorado drásticamente las probabilidades de descubrir vida extraterrestre pasada o presente.

Y es que mientras las anteriores misiones del Rover han analizado principalmente las rocas superficiales y la capa del suelo, la próxima misión irá mucho más profundo. Y es que los científicos consideran que la delgada atmósfera del planeta rojo y la radiación han hecho que sea erradicada toda evidencia de vida en la superficie, pero no en la más profunda.

Gracias al nuevo modelo del Rover se incorporarán una serie de láseres de última generación que pueden detectar la presencia de ADN mediante el análisis de la forma en que vibran las moléculas de suciedad. Actualmente este vehículo se está probando en el desierto de Tabernas, en el sur de España.

Una vez que el robot llegue a la superficie de Marte, se moverá por la superficie rocosa, excavará el suelo y transmitirá todas sus observaciones durante un mínimo de 90 días.

Con una velocidad máxima de 3,5 cm/s, el robot se moverá gracias a sus seis ruedas de acero y alocromo. A esto hay que unir que existen una gran variedad de cámaras montadas en un mástil sobre el vehículo, mientras que cuelga de la parte trasera dos cajas naranjas que contienen un radar que es capaz de penetrar en el suelo.

Otras tecnologías que incluyen el nuevo robot es un espectómetro láser RAMAN, una tecnología jamás antes enviada a Marte y que es capaz de determinar los enlaces químicos de las moléculas por la forma en que se mueven bajo la luz.