Por si no lo has notado todavía nos encontramos en plena fiebre por los auriculares true wireless, una tendencia iniciada por Apple que ha logrado convertir a sus AirPods en uno de sus productos más rentables de los últimos años. Y como suele ser habitual siguiendo la estela del éxito son muchas la compañías que se reclaman sus parte del pastel, para ello nada mejor que atacar los puntos dos puntos más débiles de los auriculares inalámbricos de Apple: la escasa compatibilidad fuera del ecosistema de la marca, y su elevado precio.

Durante los últimos meses se pueden contar por miles la copias e imitaciones, la mayoría bastante mediocres, de los auriculares true wireless de Apple. Los realme Buds Air que hoy analizamos podrían pasar por intento de copia más, salta a la vista las evidentes similitudes y sería de necios negar la evidencia, pero entre la copia barata y un producto competente media un abismo, y en este caso, por suerte para mi y mis queridos oídos, estamos en el segundo caso.

De hecho, tras unas cuantas horas de uso de estos realme Buds Air para su análisis, me atrevería a decir que posiblemente estamos -aunque lejos de ser perfectos- ante una de las mejores imitaciones económicas de los AirPods que he tenido la oportunidad de probar.. ¿No te lo crees? Sigue leyendo.

realme Buds Air
Dimensiones del estuche 51,3 x 45,3 x 25,3 mm
Peso del estuche 42,3 g
Peso de cada auricular 4,16 g
Chip R1
Conectividad de uso Bluetooth 5.0
Conectividad de carga USB-C /  Qi Wireless 10W
Autonomía Hasta 17 horas (según fabricante)
Sensores Óptico para detección de presencia
Otros Micrófono Dual (llamadas)
Controles táctiles
Modo de baja latencia
Colores Amarillo / Blanco / Negro
Precio 69,90 euros

 

Un diseño inspirado en hechos reales

La inspiración en el diseño con los AirPods de estos realme Buds Air parte casi desde su embalaje, no son iguales, pero cuentan con las suficientes similitudes como para que en la media y larga distancia cueste diferenciarlos, no así en la distancia corta donde ya no consiguen darnos el pego.

Airpods vs Realme Buds Air
Airpods vs Realme Buds Air

Apple Airpods (izqda) vs realme Buds Air

Cuando no están en uso los auriculares se guardan en un compacto (51,3 x 45,3 x 25,3mm) estuche de carga que incluye un pequeño botón para activar el modo emparejamiento, un led de estado y un puerto USB-C en la parte inferior, además el estuche es compatible con carga inalámbrica Qi de hasta 10W, al igual que la segunda versión de los AirPods de Apple, aunque la calidad general es bastante inferior a estos.

En general todo el conjunto transmite cierta fragilidad, sobre todo la bisagra de la tapa de con cierre magnético, fabricada íntegramente en plástico, no termina de inspirar mucha confianza y nos plantea dudas de que cómo soportará el paso del tiempo y el uso.

realme Buds Air

Los auriculares se retiran y alojan de forma sencilla y segura en el interior del estuche gracias a un sistema de imanes. El peso total es de 42 gramos, de los cuales solo 8 gramos corresponde a los propios auriculares, 4 gramos cada uno. Están fabricados del mismo plástico que el estuche y son ligeramente más voluminosos que los AirPods, tanto la propia cabeza donde se aloja el drive de 12 mm, como el tallo donde está insertada la batería.

En general resultan bastante cómodos, aunque presentan el mismo problema que sus homólogos de Apple: no son aptos para todo el mundo. Al no disponer de un sistema de almohadillas intercambiables como los AirPods Pro, Sony WF-1000XM3 o los Xiaomi Redmi Airdots no todas las personas se sienten cómodas con ellos.

realme Buds Air

En mi caso tengo ya “callo”, me resultan cómodos y puedo incluso hacer deporte con ellos sin que se caigan, aunque tengo que reconocer que me costó bastante domar y acostumbrarme a los primeros AirPods, y tengo compañeros a los que estos realme Buds Air les resultan incómodos y ni tan siquiera logran que se sujeten correctamente dentro del pabellón auditivo.

realme Buds Air

Pese a todo, el ajuste es ostensiblemente peor, supongo que debido al ligero aumento de volumen, algo que como comentaba no repercute en la firmeza de la sujeción en la oreja pero si a la hora de aislarnos del ruido exterior, algo que es prácticamente inexistente ya que directamente se cuelan todos los sonidos a nuestro alrededor independientemente del volumen al que tengamos puesta la música.

Compatibles con Bluetooth 5.0, el sistema de emparejamiento es realmente sencillo, simplemente tenemos que presionar el botón del estuche durante unos instante hasta que el LED parpadee de forma monótona, y buscar los auriculares desde el dispositivo.

realme Buds Air

Lo bueno es que una vez emparejados los realme Buds Air guardan la conexión con el último dispositivo vinculado, de tal forma que basta con abrir la tapa para reanudar la conexión.

En general la conexión se mantiene estable, aunque en ocasiones he podido apreciar algún que otro corte, aunque no de forma recurrente o que resulte excesivamente molesto.

Un control al que hay que pillarle el truco

Al igual que los AirPods disponen de un sistema de control mediante pequeños toques en la parte exterior de ambos auriculares:

  • Dos toques para parar/reanudar la reproducción o responder una llamada
  • Tres toques para pasar a la siguiente pista
  • Pulsación prolongada en uno de los auriculares para invocar al asistente de voz (funciona también con Siri) o colgar una llamada en curso.

Además existen un último gesto, presionar de forma prolongada ambos auriculares de forma simultánea, que activar y desactivar el modo baja latencia, especialmente diseñado para cuando usamos los auriculares para jugar.

realme Buds Air

Al principio el sistema de control da la sensación de fallar más que una escopeta de feria, pero la verdad es que cuando le coges el truco resulta bastante efectivo y la tasa de errores es bastante asumible. Simplemente hay que tener en cuenta que el “punto dulce”, la zona donde se ubica el sensor, es algo limitada, nada más.

Los Air Buds de realme también pecan de uno de los errores más molestos de los AirPods, la ausencia de control físico de volumen, que nos obliga a interactuar con la fuente de sonido o invocar al asistente de voz para subir o bajar el volumen.

realme Buds Air

Al igual que sus homólogos de la manzana ambos audífonos cuentan con un sensor óptico para detectar si tenemos los auriculares puestos y parar o reanudar la reproducción en consecuencia. Aunque en este apartado el tiempo de respuesta es bastante mejorable y los errores frecuentes, aquí no hay ese “punto dulce” que comentaba anteriormente. De hecho si dejas el auricular sobre la mesa con el drive orientado hacia la mesa la reproducción no se interrumpe.

El volumen como talón de Aquiles

Para la reproducción del sonido incorporan dos pequeños altavoces de 12 mm con un diafragma multicapa optimizado para el refuerzo en la reproducción de frecuencias bajas (Dynamic Bass Boost).

El resultado es un sonido claro y bastante equilibrado, con un buen respaldo de las frecuencias bajas cuando el nivel de volumen se mantiene comedido por debajo del 50/ 60% de la potencia de máxima, el patrón de ecualización responde al tradicional en forma de U con graves y agudos potentes.

realme Buds Air

El problema viene al hora de forzar un poco el volumen, algo bastante habitual ya que como comentaba el nivel de aislamiento es bastante pobre. En el último tercio del volumen se empieza a percibir un aumento exponencial de la distorsión, los graves comienza a apagarse y quedar en un segundo plano y las frecuencias agudas se disparan.

En general todo empieza a sonar muy distorsionado y bastante agudo, algo que para ciertos estilos de música como el pop no resulta excesivamente molesto, pero que se lleva nada bien con otros géneros como el rock.

realme Buds Air

Aunque no es el único problema, el balance de sonido no termina de estar correctamente ajustado, desconocemos si se trata de un problema concreto de la unidad de los de realme Bud Aris utilizada para este análisis, pero el desequilibrio entre el canal derecho (mucho más potente) y el izquierdo, es en ciertas ocasiones bastante evidente, algo que resulta molesto y que no podemos corregir ya que no dispone de ninguna aplicación que permita ecualizar el sonido.

realme Buds Air

Hice la prueba con varias fuentes de sonido diferentes, incluso con varios compañeros -por si la edad me estaba jugando una mala pasada- y el problema, al menos en la unidad de test, es crónico. Aunque es cierto que dependiendo de la canción y la fuente se percibe en mayor o menor media, con Tidal por ejemplo es menos evidente que con Amazon Prime Music, e incluso con algunos temas casi no se nota.

En el apartado de llamadas, poco que indicar, el desempeño es correcto. Incorporan un segundo micrófono orientado hacia el exterior (uno por auricular) con el fin de cancelar parte del ruido ambiental durante las llamadas, exclusivamente para ese uso, que hace un buen trabajo. Pude escuchar sin problemas a mi interlocutor durante las pruebas, y no tuve queja sobre la calidad con la que se recogía mi voz. Tampoco a la hora de dar transmitir órdenes a los asistentes de voz como Google Assistant o Siri.

realme Buds Air

Lo que me pregunto es el motivo por el que no se ha utilizado este segundo micro para mitigar parte de los sonidos de nuestro alrededor también cuando escuchamos música, en lugar de limitarlo solo a las llamadas.

Por último es interesante mencionar el modo juego o de baja latencia, hasta un 51% menos según la marca gracias a su chip R1 de latencia súper reducida. Para aquellos que no estén familiarizados con este concepto, la latencia de sonido hace referencia al tiempo que tarda en llegar a nuestros oídos lo que vemos en pantalla. Este factor es relevante cuando vemos una contenido de vídeo o jugamos con nuestro móvil.

realme Buds Air

He estado probando el modo de baja latencia de los Buds Air de realme para esta review con distintos juegos como Fortnite o Call of Duty, y realizado los típicos test de latencia, y sinceramente no he podido apreciar diferencia sustancial con respecto a los AirPods 2 o los AirPods Pro, tal vez algo más preciso pero no me ha parecido para nada diferenciador y cae quizá dentro del terreno marketiniano.

Con carga inalámbrica y una autonomía aceptable

Según el fabricante los auriculares true wireless de realme tiene una autonomía de hasta 3 horas, que puede alargarse hasta las 17 horas intercalando periodos de carga dentro del estuche. Unos datos que sinceramente no tenemos muy claro de dónde se los ha sacado la marca.

realme Buds Air

En nuestras pruebas de autonomía los Buds Air lograron alcanzar las 2 horas y 50 minutos reproduciendo música de forma continuada desde Spotify, con el volumen al 100% y opción de calidad alta de sonido (modo AAC), unos valores que se alinean bastante con los indicado por el fabricante y que, más o menos, se replican en el uso cotidiano, aunque en este caso depende del tipo de uso, las llamadas, por ejemplo, merman con más rapidez la batería.

autonomía auriculares realme buds air

En realidad lo más confuso es la carga del estuche, en nuestras pruebas conseguimos unas 3,5 cargas completas de los auriculares, es decir, con el conjunto «Estuche + Auriculares» al 100% de carga podemos conseguir hasta cuatro ciclos y medio de batería para la pareja de auriculares (la propia, más 3,5 cargas desde el estuche), lo que supone una autonomía total aproximada de unas 13 horas, cifra bastante alejada de las 17 que nos promete realme, aunque es cierto que ellos la anuncian con el volumen al 50%.

Los resultados han estado en línea con estos valores, hasta tres horas por carga completa de los auriculares, valores que puedes diferir dependiendo del nivel de volumen y el uso en llamadas, pese a todo están bastante lejos de las 5 horas en reproducción que ofrecen los AirPods 2 de Apple.

realme Buds Air

El estado de la carga del estuche puede comprobarse mediante el código de luces: verde (batería por encima del 75%), amarillo (batería entre el 75 y el 50%) y el rojo (batería a punto de agotarse). El estuche, mediante USB-C, tarda alrededor de 50 minutos en cargarse.

 Mientras que la carga de los auriculares sólo puede conocerse desde el móvil, aunque de una forma un tanto imprecisa ya que el porcentaje mostrado (sólo en Android) es una media de la carga de ambos auriculares, por lo que si eres de los que como yo usas habitualmente un único auricular este valor promedio no sirve absolutamente de nada. Es este caso he tenido que conformarme con el aviso acústico durante el uso indica que la batería está próxima a agotarse, pero nada más.

Es importante tener en cuenta en todo momento el nivel de batería de los auriculares, ya que no contamos con ningún sistema de carga rápida lo que puede jugarnos una mala pasada. Se necesitan unas dos horas para cargar por completo la pareja de auriculares, aunque es un dato estimado, ya que resulta complicado hacer una medición precisa de este dato.

realme Buds Air

La carga del estuche puede realizarse mediante cable USB-C o con una base de carga inalámbrica Qi de hasta 10W, una opción claramente diferencial poco habitual, no solo en las copias low cost de la competencia, tampoco en auriculares true wireless económicos de marcas Xiaomi.

¿La mejor alternativa económica a los AirPods del mercado?

Los realme Buds Air tiene un precio oficial de 69,90 euros y están disponibles en tres colores: blanco, negro y amarillo. Su precio es ligeramente superior a lo que estamos acostumbrados en estas copias de los AirPods, aunque por contra cuenta con características que no son habituales dentro de su gama de precio, como la carga inalámbrica, la conectividad permanente, los controles táctiles, el sensor óptico, el diseño compacto de su estuche de carga o la autonomía de la batería.

realme Buds Air

Sin duda factores diferenciales muy a tener en cuenta, a los que hay que añadir una calidad de sonido que sin ser deslumbrante está por encima de cualquiera de las cientos de copias económicas que podamos encontrar en el mercado.

Compararlos con los AirPods de Apple, por su mucho que sus semejanzas físicas y de funcionamiento sean más que evidentes, no resulta justo: por precio, construcción y prestaciones, es evidente que no van dirigidos al mismo tipo de público.

Ello no quita que deban ser ser tenidos en cuenta como alternativa aspiracional con una buena relación calidad precio, y que seguramente, como ya adelanté al principio de este análisis, los realme Buds Air sean posiblemente la mejor alternativa económica a los AirPods que puedas encontrar ahora mismo en el mercado.

Buds Air

Buds Air

Realme presenta sus auriculares inalámbricos. Los Buds Air cuentan con sistema de sincronización rápida, carga inalámbrica, chip R1 y Bluetooth 5.0.