Hemos visto en el cine máscaras muy realistas que sirven para ocultar el rostro y hacerse pasar por otros. Misión imposible o Desafío total pueden ser dos ejemplos conocidos por todos. Sin embargo, parece que dentro de poco esa tecnología que bien podría ser ciencia ficción estará disponible para quien desee ocultarse.

En la Universidad de York (Reino Unido) y la Universidad de Kioto (Japón) han dado forma a unas máscaras de silicona hiperrealista que no parecen ser máscaras desde el primer momento, como ocurre siempre con estos inventos.

Según un estudio de la revista Cognitive Research: Principles and Investigations, tras mostrarle a distintos participantes imágenes de personas y otras de gente con las máscaras puestas, los sujetos se equivocaron el 20% de las ocasiones, una tasa de error muy superior a todos los casos anteriores.

Hay que tener en cuenta que los participantes sabían que se exponían a fotografías en las que podía haber personas con máscaras. En caso de desconocer este aspecto puede que hubiese mayores equivocaciones al no estar buscando ese tipo de detalles.

Uno de los aspecto por los que parecen tan realistas es la imitación que hacen de arrugas y el cabello. Los matices están tan detallados que dan la sensación de estar viendo a una persona y no una máscara.

¿Lo sabías?  ¿Por qué nos aburrimos?

Las máscaras tienen un precio de 1.000 libras por ahora, pero se espera que bajen los precios con el tiempo. De todas formas, existen muchos dilemas sobre los problemas que pueden ocasionar en cuanto a la realización de delitos o ser utilizadas en manifestaciones para no ser identificados.

Ahora, muchos pensarán que el siguiente paso es un mecanismo que cambie la voz como ocurre en las películas.