MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
Astronomia

‘Enigma Oumuamua’: no es una nave extraterreste, pero ¿de dónde viene?

Corría el año 2017 cuando el mundo científico se encontró ante uno de los grandes misterios de los últimos años: ahí, en mitad del espacio, aparecía algo que los ojos humanos nunca habían visto. Tanto, que incluso algunos de los expertos más prestigios de Harvard llegaron a asegurar que, por su extraña forma de puro, podría tratarse de una extraña nave espacial enviada a las inmediaciones de la Tierra en misión de reconocimiento. Ahora, los expertos quieren saber su origen.

Tras más de un año de estudio, investigadores del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics llegaron a la conclusión de que no se trataba de algo artificial, sino de un objeto interestelar nunca antes visto en el Sistema Solar. Denominado ‘Oumuamua’ —una palabra hawaiana que se puede traducir como ‘el explorador’—, tiene un origen puramente natural, pero igualmente misterioso: se trata del primer elemento de otra galaxia que hemos sido capaces de detectar desde nuestro planeta.

Hasta el momento, los expertos más prestigioso han conseguido llegar a una serie de conclusiones: se trata del primer objeto procedente del exterior del Sistema Solar que hemos descubierto, cuya su formación rocosa y mineral es completamente ajena a nuestros conocimientos y que despista a los científicos por tener características similares a los cometas y los asteroides. Por ello, ahora ha llegado el momento de tratar de saber qué es este misterioso objeto.

¿Lo sabías?  Estas son las marcas que el agua dejó en Marte

Descartado cualquier tipo de diseño artificial por parte de otra civilización, queda por saber cuál es su verdadero origen. A sabiendas de que no pertenece a otra especie desconocida, los expertos plantean dos escenarios: o estas formaciones rocosas son más comunes de lo que creemos en el espacio y no hemos sido capaces de descubrirlas hasta ahora o, por el contario, son una absoluta rareza que hemos tenido la suerte de encontrar, como una aguja en un pajar.

Pero, en cualquiera de los casos, la pregunta es evidente: ¿de dónde procede? La mayoría de expertos están de acuerdo en que no es posible que sea un trozo rocoso de alguna galaxia ya existente. ¿El motivo? Muy sencillo: es altamente improbable creer que se pueda haber desprendido una roca de un centenar de metros de longitud de un sistema planetario ya maduro, pues precisamente estar consolidado es lo que hace impensable que se haya podido desgajar de un planeta.

Por tanto, la teoría más plausible al respecto tiene que ver con el hecho de que pertenezca a un sistema en formación. Colisiones, fusiones y fuerzas gravitacionales pueden dar lugar a que una roca de gran tamaño se desprenda de un elemento de mucho mayor tamaño, siendo el resto de fuerzas del espacio las que lo impulsen y le den velocidad hasta haberlo hecho llegar al Sistema Solar. Ahora, la pregunta es saber dónde se encontraría esa lejana e incipiente formación planetaria.

¿Lo sabías?  El sol se queda sin manchas

Poder entender bien su naturaleza ha hecho que los científicos de Harvard descubrieran que ‘Oumuamua’ replica uno de los grandes proyectos que la NASA tiene entre manos. Y es que este objeto es “una vela solar y ligera que flota en el espacio interestelar” que podría haber sido propulsada mediante radiación solar, algo similar a lo que se está trabajando en Breaktrough Starshot, ni más ni menos que el proyecto con el que se quiere enviar pequeñas naves a otros sistemas.



Source : elconfidencial

Related posts

22 millones de años en cada segundo: la creación de todo el Universo en este alucinante timelapse de John Boswell

Jesus

El primer cometa sin cola que explicará el origen de la Tierra

Rocambol

Rusia quiere destruir un asteroide que pasará muy cerca de la Tierra en 2036

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: