Inicio Tecnologia El mundo del mañana»: una demostración de cómo no acertar ni una predicción de futuro