El 21 de julio de 1969, la NASA hacía historia, después de que el ser humano pusiese por primera vez sus pies sobre la superficie de la Luna. Fueron dos los hombres que caminaron aquel día por el satélite, pero detrás de ellos había un gran número de personas, cuyo trabajo empezó mucho antes de que la nave que les llevó hasta su destino saliese del planeta Tierra.

Buen ejemplo de ello es el de los científicos responsables de la misión del Apollo 10, la nave espacial que fue lanzada al espacio dos meses antes, como ensayo para el viaje definitivo del Apollo 11. El vehículo se trasladó hasta una órbita de descenso, situada a 15’6 kilómetros de la superficie lunar. De este modo, se pudieron probar todos los procedimientos y componentes que después se utilizarían, hasta llegar justo al punto en el que se comenzaría el aterrizaje. Una vez finalizada la misión, los astronautas volvieron al módulo de comando, llamado Charlie Brown, y el módulo lunar bautizado como Snoopy se liberó hasta la órbita solar, donde ha permanecido hasta ahora. A pesar de la certeza de que se encuentra girando en torno al astro rey, no ha sido posible dar con él. Sin embargo, en 2011 un equipo de científicos, dirigidos por el astrónomo británico Nick Howes, comenzó una misión cuyo objetivo era precisamente encontrarlo. Ahora, ocho años más tarde, creen que pueden haberlo identificado.

¿Lo sabías?  Juno está a salvo: NASA

Desde que Charlie se despidió de Snoopy

En 2011, Nick Howes y su equipo determinaron que la probabilidad de encontrar a Snoopy era de una entre 235 millones. El dato resultaba poco alentador, pero estos astrónomos no se rindieron y decidieron seguir con su trabajo, dispuestos a encontrar la aguja en el pajar.

La primera pista llegó desde el Observatorio Mt Lemmon Sky Center, de Arizona, en el que se visualizó un objeto que parecía corresponder con el módulo lunar. Desde ese momento, estos astrónomos han recolectado 102 observaciones, además de reunir datos orbitales y algunas observaciones de radar que les llevan a concluir que podría tratarse de Snoopy.

Por desgracia, en estos momentos el objeto candidato se ve demasiado débil para poder ser detectado por los telescopios, por lo que no puede confirmarse con total seguridad que se trate del módulo liberado del Apollo 10. Sin embargo, se espera que en 2037 pase a una distancia de la Tierra que permitiría hacer una estimación mucho más fiable.

De cualquier modo, según declaraciones del propio Howes a Newsweek, la probabilidad de haber dado con este módulo, considerado como el vehículo tripulado más veloz hasta el momento, serían del 98%. Aunque algunos aficionados han propuesto la posibilidad de lanzar CubeSats con el fin de facilitar el acercamiento sin tener que esperar casi dos décadas, el astrónomo británico cree que el esfuerzo económico que esto supondría se debe dedicar a otros fines más importantes.

¿Lo sabías?  Los planetas enanos del sistema solar: qué son, cuáles son y qué les diferencian

Dar con Snoopy en un principio no es más que un detalle curioso, que muestra la posibilidad de hallar incluso lo que parecía imposible. Sin embargo, Howes también cree que podría servir para que alguien como Elon Musk pudiera traerlo de vuelta a la Tierra. Afirmó que el propio Eugene Cernan, uno de los astronautas del Apollo 10, le dijo que si lo lograran las colas para verlo en el Smithsonian serían magníficas. ¿Quién sabe? Quizás dentro de veinte años.