DJI es el fabricante de drones más reconocido mundialmente. Con una gran experiencia en mecanismos de estabilización –y un recién llegado a las cámaras de acción–, fabrica también gimbales para grabación de vídeo. Hoy ha renovado su estabilizador a una mano para cámaras sin espejo, que llega como el Ronin SC.

Este renueva al Ronin S siendo ahora más compacto, ligero y fácil de manejar. Además, es bastante más económico. Con un peso cercano a 1 kg, es capaz de cargar con un conjunto de cámara y lente de hasta otros 2 kg**. Se trata de un límite mucho más marcado, eso sí, que los 3,6 kg que soporta aquel.

DJI Ronin SC, más ligero de usar y de pagar

Este estabilizador de tres ejes está fabricado en magnesio, acero, aluminio y plástico. Para la redirección de la grabación, cuenta con un joystick que permite controlar directamente el movimiento de la cámara. Según DJI, será capaz de hacerlo durante hasta 11 horas, que es su dato de autonomía.

DJI Ronin SC

DJI

Cuenta además con dos características extra. La primera permite realizar un seguimiento de sujetos a través del propio móvil. La segunda se denomina Force Mobile, que de momento está disponible en iOS y permite el control del estabilizador realizando movimientos sobre el propio teléfono. Es decir, para girar la cámara simplemente tendremos que inclinar el teléfono en esa dirección. DJI afirma que la latencia es “ultrabaja”.

¿Lo sabías?  Pakpod, el trípode más versátil hasta la fecha

Podemos encontrar el Ronin SC a través de la web de DJI, en dos packs según la cantidad de accesorios incluidos. En su kit básico, que parte de 359 euros, encontramos todo lo necesario para funionar, aunque podemos extenderlo con un motor de enfoque si optamos por el kit ‘Pro’, que añade otros 100 euros al precio.