Inicio Ciencia Curar un ictus puede ser posible gracias a las células madre