Cuando sufrimos una herida en un músculo, un órgano, o un hueso, con el tiempo acaban cerrándose y sanando, porque las células de nuestro organismo tienen la capacidad de dividirse en dos para regenerarse. Por desgracia, no todas. Las neuronas no pueden dividirse y regenerarse. Si se dañan por un infarto, una lesión cerebral o una enfermedad, se pierden para siempre… hasta ahora. Investigadores de la  la Universidad de Pensilvania han conseguido convertir células gliales en neuronas. Las implicaciones médicas son asombrosas.

Las células gliales se encuentran en el cerebro, junto a las neuronas, que las usan como soporte. Cuando una neurona muere o es dañada, las células gliales crean una capa de protección, una cicatriz, que en realidad es contraproducente, porque impide crecer a otras neuronas sanas, e incluso comunicarse entre sí.

Estos investigadores, encabezados por el doctor Jiu-Chao Yin, han conseguido convertir células gliales que están junto a neuronas dañadas, en neuronas convencionales, aplicando una combinación de ciertas moléculas. Este descubrimiento abre las puertas a la creación de una píldora para regenerar neuronas.

El experimiento se ha llevado a cabo en el laboratorio. Desde hace tiempo se sabía que aplicando una combinación de 9 móleculas a las células gliales, se convierten en neuronas. Pero resulta muy complicado conseguir esta combinación, y no es aplicable a efectos prácticos.

El equipo de la Universidad de Pensilvania ha conseguido reducir estas moléculas a 4, y las nuevas neuronas se han comportado como una neurona normal, sobreviviendo 4 meses en laboratorio, con una tasa de conversión en neuronas del 70%.

¿Lo sabías?  Consejos para envejecer con buena memoria

Utilizando 3 moléculas la técnica también funcionaba, pero la tasa de conversión bajaba al 50%. Con una molécula, no se producía el cambio de célula glial a neurona.

El avance es muy importante porque esta reducción de 9 a 4 moléculas es mucho más manejable, y podría usarse en la creación de pastillas para regenerar moléculas.

No obstante, hay que tener claro que la investigación está dando sus primeros pasos, y aún tienen que pasar años antes de que esta píldora que convierte células en neuronas, llegue a los pacientes.