MasTecnoCiencia
Todofoto

Consigue Fotografías de Paisajes Marinos Espectaculares

La fotografía de paisajes es una de las temáticas favoritas de muchos fotógrafos, pero esta tiene multitud de ramas. Por ejemplo, no es lo mismo fotografiar un paisaje con cascadas que una ladera nevada. En este artículo hemos querido profundizar en la fotografía de paisaje marino, o lo que es lo mismo, la fotografía de costa. ¿Quieres descubrir los mejores consejos para conseguir tomas espectaculares de esta variante? A continuación te lo contamos.

Principales Motivos Fotográficos de la Fotografía de Costa

Ya lo hemos dicho, la fotografía de paisajes tiene muchos subtemas, y uno de ellos es la fotografía de paisaje marino o costa. Y aunque este título te haga pensar en preciosas postales de una playa del Caribe con sus famosas palmeras, los motivos de una fotografía de costa pueden ser muchos y muy variados. A continuación repasamos algunos de los más comunes, como por ejemplo:

  • Faros. Los faros son un centro de interés con fuerza y que le otorgan un gran atractivo a nuestras fotografías marinas. Puedes hacerles la foto a plena luz del día, o esperar a que oscurezca y se vea la luz que emiten.
  • Muelles. Son otro elemento con gran atractivo, cuyas líneas seguro que te ayudan a conseguir una composición impactante.
  • Rocas. Si hay un motivo marino que encontrarás repetidamente son las tomas con rocas en primer término en una playa.
  • Reflejos. Los reflejos pueden ayudarnos a lograr tomas magníficas, por ejemplo imagínate una playa en la que ha bajado la marea y ha dejado pequeños charcos en los que se refleja un cielo precioso al atardecer.
  • Tormentas. Aunque no es un motivo tan común y accesible como los demás, una tormenta en el mar puede ayudarnos a conseguir una imagen impactante, aunque si te animas a probarlo ten especial cuidado y mantén tu seguridad por encima de todo.

6 Consejos Generales para la Fotografía de Paisaje Marino

Antes de empezar con los consejos estrictamente fotográficos, tenemos que prepararnos para la sesión de fotos, y tener en cuenta una serie de consejos generales.

1. Seguridad Ante Todo

La fotografía de costa puede llegar a ser peligrosa. Piénsalo, probablemente estaremos trabajando en la orilla del mar, puede que rodeados de piedras resbaladizas y afiladas, con las mareas que suben y bajan, olas que ganan cada vez más fuerza… El peligro es inminente. Es por ello que deberemos estar muy atentos y prestar atención a lo que ocurre a nuestro alrededor constantemente.

Lo mejor es que para practicar este tipo de fotografía vayas con otros fotógrafos, ya que además de disfrutar de la compañía siempre podréis echaros un cable si algún imprevisto ocurriera.

2. Conoce las Mareas de la Zona

Este segundo consejo está muy relacionado con el punto anterior. Es muy importante que conozcas cómo afecta la marea a la localización a la que vas a ir a hacer tu sesión de fotos de costa. No es algo para tomarnos a broma, primero porque puede que acudamos al lugar con la marea baja y nos dejemos llevar por las tomas que estamos haciendo, y cuando nos demos cuenta puede que el camino de salida no sea tan accesible como pensábamos. Así que infórmate bien y evita posibles sustos.

La segunda razón tiene que ver más con el motivo de nuestra toma. No es lo mismo fotografiar un lugar de costa con la marea baja que con la marea alta. Puedes descubrir más o menos elementos, y dichas mareas puedes afectar al movimiento del agua y tamaño de las olas. Así pues, es interesante que acudas varias veces a la localización para descubrir cómo cambian las mareas, que preguntes a vecinos de la zona, e incluso que te informes con las tablas de mareas por Internet.

3. Infórmate del Tiempo

Otro punto importante relacionado con nuestra seguridad y la de nuestro equipo es en cuanto al tiempo. Una tormenta y el fuerte viento en la costa pueden provocar grandes y peligrosas olas. Es por ello que es aconsejable revisar la predicción meteorológica para saber en qué condiciones vamos a trabajar, y si estas pueden cambiar drásticamente durante la sesión.

¿Lo sabías?  La venganza del calentamiento global que se esconde en los océanos

4. Determina la Ubicación

El lugar desde el que deseas hacer la sesión es importante, primero porque así adaptarás tu indumentaria a él, ya que no es lo mismo estar fotografiando a pie de playa que en un acantilado.

Segundo, porque así conocerás las condiciones lumínicas que tendrás en la escena, conociendo más o menos qué puntos quedarán en sombra y cuáles no dependiendo del momento en el que vayas a realizar la toma.

Y tercero, porque así buscarás zonas seguras en las que tengas acceso tanto de entrada como de salida. Esto lo digo especialmente para aquellas fotos en las que nos adentramos en la playa buscando canales. Quizás cuando acudimos dichos canales no tengan apenas corriente, pero conforme sube la marea puede que el agua de ellos crezca y nos quedemos atrapados.

5. ¿En Qué Momento del Día Harás la Foto?

Ya sabes que sentimos predilección por la luz del amanecer y atardecer, sobre todo en fotografía de paisaje. Los tonos cálidos que conseguimos durante la hora dorada, o el bonito color con el que se queda el cielo durante la hora azul son perfectos para este tipo de fotografía, y también por supuesto para la fotografía de costa.

Es aconsejable que estudies por dónde se esconde el sol en la ubicación en la que has decidido hacer tus fotos para planificar tus tomas. Esto lo puedes conseguir gracias a aplicaciones como Photopills o The Photographer’s Ephemeris.

Y recuerda llevar siempre contigo una linterna, ya que puede que te concentres tanto haciendo las fotografías que cuando te des cuenta ya está anocheciendo y puede que no veas bien el camino de vuelta.

6. Ten Preparado tu Kit de Limpieza

Un kit de limpieza, con su paño de microfibra y toallitas húmedas para lentes, será de gran importancia para la fotografía de costa. Piensa que si sopla un poco el viento será muy fácil que alguna ola salpique tu objetivo o filtro, y si no lo limpias en el momento tus fotos saldrán con manchas y suciedad en la lente.

7 Consejos Fotográficos para la Fotografía de Costa

Tras repasar los consejos generales que se centraban en mantener nuestra seguridad, y planificar bien el lugar y el momento de la sesión de fotografía marina, ahondemos en los consejos más fotográficos.

1. Cuida la Composición

El primer consejo que voy a darte, y que puedes extrapolarlo a cualquier otra temática fotográfica, no es tanto referente a la técnica y a los números que debes configurar en tu cámara, sino en cuanto a la composición. Una foto con una composición potente hecha con el móvil puede superar a una toma hecha con la mejor de las cámaras réflex si ésta no tiene una composición cuidada.

No solemos darle prioridad a la composición de nuestras imágenes, por eso he querido que el primer consejo para mejorar tus tomas de costa fuera este. ¿Y cómo se puede mejorar la composición de este tipo de tomas? Bueno, las reglas en fotografía se aplican a cualquier temática, y te hemos hablado mucho de ellas, pero vamos a centrarnos en algunos puntos que destacan en este ámbito.

  • Elige un centro de interés. Tu fotografía debe tener un centro de interés claro y evidente, que el espectador vea la imagen y sepa a qué lugar de ella tiene que dirigir su mirada primero. Puede ser un faro, un muelle, o una roca, pero asegúrate de que se identifica fácilmente.
  • Juega con la perspectiva. Solemos disparar nuestras fotografías a la altura de nuestros ojos, porque es más cómodo, y porque es desde donde acostumbramos a ver el mundo. Por eso mismo resulta muy interesante romper con ello y experimentar y probar nuevas perspectivas desde las que ver el entorno que nos rodea. Y especialmente en la fotografía de costa, esto juega un papel fundamental. Por ejemplo, si te agachas un poco en plena orilla de la playa, las olas y las líneas de un paisaje con rocas se potenciarán, dándole mayor profundidad a la imagen y logrando hacer más impactante la composición de la toma. O también puedes situarte en una ubicación que esté por encima de la costa y ofrecer una visión amplia de un bonito escenario en la costa, tal como si fuera una toma aérea.
  • Coloca elementos en primer término. En paisajes marinos buscar un elemento como una roca, y colocarlo en primer término dentro de nuestra fotografía puede hacer muy interesante y otorgarle sensación de tridimensionalidad a nuestra toma. Pero eso sí, no solo basta con colocarlo en primer término sino en que ese elemento esté equilibrado dentro de la composición y nos ayude a dirigir la mirada al resto de elementos de la imagen.
  • Olvídate de colocar el horizonte en el centro de la foto. Cuando compongas tu imagen, comprueba si resulta más interesante sacar más cielo o más suelo. Depende de las condiciones escogerás uno u otro, y entonces elevarás y bajarás la línea del horizonte en el encuadre. Por ejemplo, si el cielo está lleno de nubes y tiene unos preciosos colores de atardecer dejaremos más espacio en la zona del cielo. Si éste está gris, y en la parte de bajo tenemos un mar con fuertes olas que chocan en las rocas, le daremos más espacio a la parte de abajo de la fotografía.
¿Lo sabías?  Marte rojo y Luna azul: ¿cómo ver el espectáculo celeste de este fin de semana?

2. La Importancia de la Velocidad de Obturación

Uno de los parámetros más relevantes en la fotografía de costa es la velocidad de obturación. Y con esto no quiero decir para nada que haya una configuración correcta e incorrecta, sino que podemos lograr dos tomas muy distintas cambiando este parámetro.

Pues escoger entre utilizar velocidades muy lentas (más de 1 segundo) y conseguir que el agua aparezca suavizada y con un atractivo efecto seda que nos transmita sensación de calma y serenidad en la imagen. Puedes emplear velocidades de obturación menos lentas, como 1/2 segundo, y capturar la sensación de movimiento a través de las ondulaciones del agua. Por último, también puedes optar por emplear velocidades superiores a 1/500 segundos y conseguir congelar una ola en su máximo esplendor demostrando así la fuerza del mar. Depende de lo que quieras transmitir deberás escoger entre un efecto u otro.

3. Logra Una Gran Profundidad de Campo

En fotografía de paisaje ya sabes que por norma general nos interesa tener una gran profundidad de campo y que se aprecien como nítidos la mayoría de elementos que aparecen en la toma. En este caso ocurre lo mismo, al no ser que tengas pensada una fotografía muy concreta en la que quieras emplear una escasa profundidad de campo, tenderemos a utilizar una apertura de diafragma media o pequeña, como un f/8 o un f/16. Y no importa si empezamos a notar que nos falta luz, porque podemos compensarla con velocidades de obturación más lentas y conseguir así un efecto suave del agua.

Recuerda que también podemos conseguir que aparezcan más elementos nítidos si hacemos uso de la hiperfocal, que es  la distancia mínima de enfoque con la cuál conseguimos una mayor profundidad de campo, obteniendo un enfoque que se extiende desde la mitad de esta distancia, hasta el infinito.

4. Llévate Trípode y Disparador Remoto

El trípode es un accesorio imprescindible en fotografía, que nos brinda numerosas ventajas frente al disparo cámara en mano, sobre todo cuando se trata de fotografía de paisaje. Entre ellos:

  • Gracias al trípode podremos utilizar largas exposiciones para compensar la falta de luz de una toma.
  • Nos permitirá lograr una mayor nitidez gracias a una mayor estabilidad y la ausencia de movimiento en el momento del disparo, aunque ten en cuenta que si utilizamos largas exposiciones los elementos nítidos son aquellos que no se mueven como por ejemplo un conjunto de rocas o una montaña.
¿Lo sabías?  Sony A6300, una esperada renovación que graba 4K y sube el nivel en los sistemas de enfoque

Eso sí, asegúrate de que si colocas el trípode en el agua éste esté firme y bien sujeto, y que no haya posibilidad de que se caiga, ya que sino nos podemos llevar un gran disgusto. Y tras hacer la captura, revisa que la imagen ha salido nítida.

Y si hay un accesorios que hace buen equipo con el trípode es el disparador remoto. Si no tienes uno puedes echarle un vistazo a los que te recomendábamos en este otro artículo o utilizar el autodisparador de tu cámara.

5. Utiliza Filtros

¡Cómo nos gusta a los fotógrafos tener nuestros accesorios para cada tipo de fotografía! Para las imágenes de costa, si hay un accesorio que nos vendrá muy bien son los filtros, primero porque protegerán nuestra lente del entorno en el que nos encontramos, pero también por otros motivos.

¿Pero qué filtros necesitamos? Porque hay muchos tipos de filtros como bien sabes… Pues los indispensables que mejorarán tus tomas son un filtro polarizador, un filtro de densidad neutra y un filtro graduado de densidad neutra.

  • Con el filtro polarizador conseguiremos eliminar los posibles reflejos que aparezcan en el agua, y le daremos contraste a nuestra toma, consiguiendo también una mayor saturación de colores.
  • Con el filtro de densidad neutra podremos trabajar con exposiciones largas y así lograremos obtener un bonito efecto seda en el agua, ya que este filtro reduce la cantidad de luz que le llega al sensor de nuestra cámara.
  • Y por último, con el filtro graduado de densidad neutra lograremos obtener una toma al atardecer con la exposición adecuada, ya que este filtro restará luz a una mitad de la fotografía (el cielo que tiene más luz), y dejará que pase más luz en la otra mitad (la zona del suelo y el agua que suele estar más oscura), equilibrando así los cambios bruscos de luz dentro de una misma toma. De este modo conseguiremos un mayor rango dinámico en la fotografía.

6. Dispara en RAW y Revela la Imagen

Una vez más debo decirte que en este tipo de tomas nos será de gran utilidad disparar en formato RAW y revelar la fotografía después. Seguramente ya saques de cámara una gran imagen, pero piensa en cómo puedes mejorarla todavía más realizando unos cuantos ajustes en Lightroom, y para ello el formato RAW te permitirá un mayor margen de corrección que un JPEG.

7. Convierte Alguna Toma a Blanco y Negro

Por último, prueba a convertir alguna de tus tomas en blanco y negro, ya que hay tomas de paisajes marinos que funcionan muy bien en monocromo. Eso sí, convierte la foto de color a blanco y negro en edición, porque de este modo siempre tendrás la opción de color por si te gustaba más.

Aunque si me has hecho caso y has disparado en formato RAW puedes olvidarte de este punto, ya que un RAW siempre contiene toda la información de la fotografía.

¡Atrévete con la Fotografía de Costa!

¿Qué me dices? ¿Te gusta la fotografía de paisaje marino después de todos los ejemplos que hemos visto sobre ella? Ya sabes que si te decides a probarla deberás tener especial precaución y velar por tu seguridad y la de tu equipo en todo momento. Si lo haces, podrás lograr capturas tan impresionantes como las que hemos visto en este artículo, así que… ¡No tengas miedo a mojarte los pies y atrévete a experimentar la fotografía marina!

 

 

[Fuente:dzoom]

Related posts

Nikon concibe una D7200 pero con Wi-Fi y NFC

Rocambol

Consejos para organizar tu biblioteca fotográfica en Lightroom

Rocambol

Esta aplicación de Google convierte Live Photos en GIF animados

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: