MasTecnoCiencia
waterfall-1081-810x540.jpg
Tutoriales

Cómo Conseguir el Efecto Seda Explicado con Ejemplos

waterfall-1081-810x540.jpg

¿Alguna vez has explorado galerías de Flickr o leído artículos en revistas en las que aparecían fotografías como esta? ¿Le has dado vueltas a cómo habrán conseguido ese efecto con el agua los autores de esas imágenes? ¿Te has preguntado si tú serías capaz de hacerlo?

La respuesta es sí. Si quieres, puedes. Sólo necesitas tener en cuenta unos cuantos consejos para que el resultado sea el deseado.

 
 
 

El llamado efecto seda

¿Qué logramos con el llamado efecto seda? Conseguir que en nuestras fotografías en las que aparece el agua como protagonista, esta se convierta en una especie de manto sedoso. Esto supone avanzar un paso más como fotógrafos, y nos permite jugar mucho más con nuestras tomas con agua en movimiento. Para que esto ocurra, el parámetro que debemos dominar es la velocidad de obturación. Cuando hablamos de velocidad de obturación, hacemos referencia al tiempo durante el que vamos a estar exponiendo la fotografía. Dicho con otras palabras, el tiempo que transcurre desde que el obturador de nuestra cámara se abre para dejar pasar la luz que conforma la toma hasta que se cierra.

Para conseguir el efecto seda emplearemos una baja velocidad de obturación, lo que quiere decir que estaremos más tiempo haciendo la fotografía con el fin de inmortalizar el flujo del agua.

foto por William Warby (licencia CC)

foto por William Warby (licencia CC)

Los 3 elementos necesarios

Hay tres elementos clave para lograr el efecto seda en nuestra toma:>

  • Utiliza el trípode. Para esto tipo de fotografía es imprescindible. Recordemos que estaremos durante varios segundos capturando la toma, por eso no podremos variar el encuadre mientras la foto se esté captando. En el caso de variar el encuadre, aunque sea muy poco, nuestra foto saldrá movida, y creedme que por muy quietos que penséis que estáis, si echáis la foto a pulso durante un segundo la foto os saldrá movida.
  • Lleva un disparador remoto o usa el autodisparador en su defecto. Aunque coloquemos nuestra cámara sobre un trípode, si en el momento en el que hay que disparar la foto lo hacemos manualmente, es decir, presionando el botón de disparo, puede que ese leve movimiento se capte y acabe estropeándonos la toma. ¿La solución? Utilizar un disparador remoto, una especie de mando a distancia, para evitar tocar la cámara en el momento preciso en el que echamos la toma. O siempre tenemos una segunda opción que es la de emplear el autodisparador de nuestra cámara. Sobrará con que le demos 2 segundos, así podremos presionar directamente el botón de disparo, pero la captura se iniciará 2 segundos después de presionarlo para evitar que le afecte el movimiento.
  • Hazte con un filtro de densidad neutra (ND). Si bien es cierto que no en todas las situaciones necesitaremos un filtro ND, es recomendable tenerlo porque seguramente este tipo de fotos las haréis a plena luz del día. A más luz en el ambiente, y teniendo en cuenta que para lograr dicho efecto necesitaremos al menos 1 segundo de exposición, veremos cómo se nos van sobreexponiendo y quemando las zonas de la imagen que aparezcan más iluminadas. Para evitar que esto ocurra, utilizaremos un filtro ND, ya sea variable o fijo. Con este filtro conseguiremos restar luz a la toma. Su función es muy similar a cuando nosotros nos ponemos unas gafas de sol.

Condiciones lumínicas

El mejor momento para hacer este tipo de fotografía, es cuando empieza y termina el día. ¿Por qué? Porque es el momento en el que la luz está más tenue, y podemos estirar más el tiempo de captura para intensificar el efecto seda. En amaneceres y atardeceres el efecto puede ser espectacular. Y además presenta la ventaja de que puede que no tengamos que recurrir al uso del mencionando filtro ND, porque simplemente cerrando diafragma veremos como la toma nos queda correctamente expuesta.

A pesar de este consejo, también podemos hacer este tipo de foto durante horas más luminosas, pero ayudándonos del filtro ND. Conforme más luz haya, más luz tendremos que tapar para que no entre directamente en el objetivo, y por eso utilizamos este filtro.

Parámetros

Antes de nada deberás poner tu cámara en modo manual (M) para poder elegir los valores adecuados. No se puede decir exactamente cuáles son los parámetros que tienes que indicarle a tu cámara para que saques el agua con efecto seda, porque como hemos dicho varía mucho dependiendo de la circunstancia en la que nos encontremos. Aun así, sabemos que nos vamos a enfrentar a dos tipos de situaciones básicamente:

  • Horas menos luminosas. Primeras y últimas del día. Aquí, y sin necesidad de filtro ND en la mayoría de los casos, trataremos de indicarle a nuestra cámara que trabaje con un ISO bajo (100), un diafragma cerrado (f/13 en adelante) y una velocidad de obturación alta (4 segundos o más). Estos valores son orientativos, porque no todos los amaneceres y atardeceres son iguales. Es cuestión de que vayáis probando y viendo cómo afecta el cambio de valores a vuestra toma.
  • Horas más luminosas. Necesitaremos el filtro ND. Cerraremos el diafragma lo máximo posible (f/22 o más) para conseguir por una parte limitar la entrada de luz a la cámara, y por otra para aumentar la profundidad de campo y conseguir que nos salgan enfocadas más zonas del plano. El ISO deberá ser el mínimo, 100. Y lo que variara será el tiempo de exposición, que es lo que deberéis ir probando. Influirá la cantidad de luz que haya, y la que contrarreste vuestro filtro ND. Probad primero con 2 segundos para echar la toma y en función de la exposición que os quede sabréis si tenéis que indicarle más segundos o menos. Es cuestión de probar y experimentar.

Consejos a la hora de tomar la foto

Hablando ya desde un plano menos técnico, hay ciertos consejos que nos ayudarán a que nuestra fotografía resulte más atractiva.

    • Utiliza objetivos angulares para abarcar más campo visual en tu imagen.
    • Mantén limpio tu objetivo. Es importante porque con el diafragma cerrado todas las motitas de polvo o manchas que podamos tener se verán en la foto.
    • Cuanto más fuerte sea la corriente del agua, más se notará el efecto.
    • Incluye elementos estáticos en tu toma. Una roca, un árbol… pero cuidado con el viento, porque si se menean sus hojas, se verá reflejado en la foto causando un efecto poco agradable, como si esa zona estuviera desenfocada.
  • Prueba con un encuadre en vertical. En este tipo de fotos nos encanta ver la explosión de agua en el caso de aplicarlo a cascadas y ríos, por eso es interesante que pruebes con encuadres verticales para captar más zona de agua en tu imagen y enfatizar el efecto.

Y tú ¿tienes más trucos para conseguir el efecto seda en tus fotografías? ¡Compártelo con nosotros!

 

 

 

[Source link :dzoom]

¿Lo sabías?  10 Cosas que debes saber de Avengers Age of Ultron

Related posts

10 Consejos Clave para Elegir la Cámara que Necesitas

Rocambol

Cómo convertir un eBook en Word o PDF a ePub, Kindle y mobi

Rocambol

La Clave para Avanzar en Fotografía: Abandona el ‘Otro’ Modo Auto

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: