Y, sí, esto es algo que preocupa a algunos científicos, que consideran que llenaremos, en muy poco tiempo, nuestro espacio cercano de satélites que tienen una probabilidad bastante alta de chocar entre sí.