Boston Dynamics no es la única compañía empeñada en crear toda una jauría de robots. En China también están trabajando para desarrollar el perro robot más avanzado del mundo y que, según para qué se utilice, puede dar mucho miedo.

La compañía asiática Unitree Robotics ha presentado su último robot con «aspecto» de perro, en este caso, un robot cuadrúpedo sin cabeza. Salta y corre más que muchos humanos y está equipado con un gran número de sensores para no chocar con nada e incluso es capaz de seguir a personas.

El Unitree A1 parece sacado de una película de ciencia ficción y para Boston Dynamics puede convertirse en una pesadilla pues este robot tan parecido al suyo es mucho más barato. La empresa de robots más conocida no suele dar cifras de lo que cuestan sus creaciones, pero se rumorea que el precio del Spot Mini ronda los 22.000 dólares, mientras que el nuevo A1 se puede comprar por 10.000 dólares.

Por su tamaño puede que no impresione mucho, mide 30 centímetros de ancho y 40 de alto, pero no deberíamos juzgarle por las apariencias hasta verlo en acción. Este perro robot es totalmente independiente para andar por cualquier terreno, aunque se le puede dirigir con un control remoto y puede permanecer corriendo a gran velocidad algo más de dos horas.

Su velocidad máxima es de 11,8 Km/h, y aunque en teoría un ser humano en buena forma puede correr hasta 45 km/h cuando corre, se trata de una cifra de lo más interesante. A lo mejor no sería capaz de alcanzar a Usain Bolt, pero a la mayoría de la población sí. Además, es capaz seguir a una persona con sus cámaras y sensores sin perderla de vista y hasta sorteando obstáculos.

En su interior todo el cuerpo metálico está controlado por dos cerebros con un sistema operativo que se sirven de un sensor LIDAR para comprender en 3D el mundo que les rodea y no chocar con nada en un rango de 10 metros. A esto se le suman unas cámaras Full HD de 1080p que completan su visión del mundo.

Cuenta con conexión Wi-Fi, dos puertos HDMI, dos puertos Ethernet y cuatro USB-C. Puede que , por el momento, estos robots sean inofensivos si no les surtimos de armas y les damos órdenes de atacar, ya sabemos que la tecnología puede ser beneficiosa dependiendo del uso que hagamos de ella, pero está claro que en malas manos estos robots no parecen muy amistosos.

Mientras los robots de Boston Dynamics recorren las calles de Singapur vigilando que los transeúntes respeten las normas de distanciamiento y la cuarentena, este tipo de robots también podrían ayudar en rescates, tras un terremoto o un huracán donde las personas hayan quedado atrapadas. Claro que, como ejército de robots, todos juntos también son bastante convincentes.