China es uno de los países donde se intenta ejercer un mayor control de la población mediante el uso de tecnología. Desde que empezó el brote de coronavirus se habló de la posibilidad de que se hiciese una mayor prevención del virus gracias a sus técnicas de vigilancia y, aunque no ha evitado su expansión, sí que está usando sus avances hoy día.

Según un reportaje de The New York Times, el gobierno está regulando la circulación de los ciudadanos mediante una aplicación que les ha obligado a instalar en sus móviles. Este software indica si pueden moverse por la calle, entrar a sitios con aglomeraciones o si deben mantenerse en cuarentena.

La aplicación desarrollada por una filial de Alibaba mide en tiempo real la situación y el riesgo de contagio existente. Además de compartir con la policía la información, localización y avisarles de posibles peligros.

Una aplicación con un funcionamiento desconocido

La aplicación lleva el nombre de Alipay Health Code y ha nacido de una compañía de Alibaba, Ant Financial, y el gobierno local. Ya se está usando en 200 ciudades y no deja de crecer por todo el país.

Como si fuese un semáforo, clasifica a las personas en tres colores que muestra en la pantalla: rojo, amarillo y verde. Pero no se ha explicado qué baremos utiliza a la hora de analizar a los ciudadanos u ordenar que se aíslen.

Esta aplicación además está siendo utilizada en el transporte público, donde hacen una lectura del móvil de los ciudadanos, y hay carteles por ciudades como Hangzhou con las normas: Código verde, viaja libremente. Rojo o amarillo, informe de inmediato.

Entre los activistas existe temor ante el uso de Alipay Health Code, que monitoriza los movimientos de los ciudadanos que se ven obligados a llevar los móviles y ser escaneados en distintas situaciones, y si este caso puede servir para implementar una serie de medidas de control que perduren en la sociedad una vez se haya superado el coronavirus.