Seguimos buscando vida extraterrestre, y como aún no la hemos encontrado, podemos pensar que en nuestro sistema solar no hay más vida que la que existe en la Tierra. Sin embargo, la NASA parece estar convencida de lo contrario, y recientemente ha apuntado en esa dirección. Ahora, la agencia espacial estadounidense se ha empeñado en buscar vida extraterrestre en Marte.

Tras la muerte de Opportunity, es el turno de que un rover más avanzado, InSight, se encargue de estudiar no solo la superficie, sino el subsuelo de Marte. Hace unos meses os contamos que se habían encontrado grandes lagos subterráneos en el planeta rojo, y son esos lagos los que podrían albergar vida, en cualquier de sus estados.

Sin embargo, no estaría preparado para encontrar vida en Marte, una misión de la que se encargarían posteriores vehículos semiautónomos. El Instituto de Robótica de Carnegie Mellon ha diseñado, con financiación de la NASA, un rover que, gracias a un »simple» taladro, es capaz de encontrar vida en el subsuelo, y es algo que quiere probar en Marte.

En el desierto de Atacama, en Chile, el Carnegie Mellon y la NASA han probado con éxito la recuperación de microorganismos en el subsuelo, en concreto una bacteria que resiste a la sal.

¿Lo sabías?  22 millones de años en cada segundo: la creación de todo el Universo en este alucinante timelapse de John Boswell

Sería el único método para encontrar vida en Marte, ya que en la superficie parece no existir, debido a la radiación, las condiciones climáticas y la temperatura, pero en el subsuelo, sí, ya que las rocas protegerían, en teoría, a los organismos de las inclemencias de la superficie.

Para entrenar, la NASA eligió el desierto de Atacama por su parecido a la superficie marciana. Nutrientes muy – muy – escasos y una alta salinidad que impide casi la mayor parte de la vida. Introdujeron, de manera artificial, micoorganismos en el subsuelo, distribuidos de manera aleatoria, y gracias a las herramientas del rover del Instituto Carnegie Mellon, algunos de esos microorganismos fueron »recuperados».

Eso sí, los responsables del proyecto afirman que, aunque el método funciona, deben tener la suerte de su parte. Ahora solo que da ver si este plan se pone en marcha en los próximos años, ya que lanzar un rover a Marte, y recuperarlo, no es algo precisamente barato.