MasTecnoCiencia
Ciencia

Adiós al pinchazo de la inyección: crean una vacuna oral que funciona con nanomotores

A pesar de que sabemos de que son necesarias, hay personas a las que le causa un pánico tremendo y hay quienes simplemente no les hace mucha gracia. Pero vacunarse, por el pinchazo más que nada, no es lo más agradable del mundo. Pues bien, las inyecciones, tal y como las conocemos, pueden tener los días contados. Y es que investigadores de la Universidad de California-San Diego han inventado un sistema oral que acaba con ese momento traumático y que múltiplica su eficiacia. Se trata de una vacuna oral impulsada por micromotores.

¿Para qué necesita micromotores? Pues sencillamente para funcionar, ya que tiene que sobrevivir a la digetión y alcanzar las células inmunitarias dentro de la pared intestinal. El estudio publicado en la revista ‘Nano Letters’ de la American Chemical Society recoge el trabajo en este sentido de Joseph Wang, Liangfang y el resto del equipo que ellos lideran.

Una mejor respuesta

Foto: Efe.
Foto: Efe.

Cabe señalar que además de evitar el pinchazo las vacunas orales pueden ser incluso más efectivas. El informe señala la capacidad de generar una respuesta más amplia al estimular las células inmunes dentro de la mucosidad intestinal para producir un anticuerpo de categoría especial llamada inmunoglobulina A, más conocida por las siglas ‘IgA’.

Los micromotores son en realidad particular de magnesio. En el texto difundido por la publicación de la ACS, la prueba se hizo con una bacuna oral contra un patógeno bacteriano, el Staphylococcus aureus. Al recubrise con dióxido de titanio, las porciones de magnesio son capaces de usar el agua como combustible. Al entrar en contacto genern burbujas de hidrógeno que sostienen el sistema de propulsión.

¿Lo sabías?  El nivel del mar ha aumentado 23 centímetros durante el último siglo, según la NASA

Pruebas hasta ahora

Foto: Efe.
Foto: Efe.

En el desarrollo los investigadores recubrieron los micromotores de magnesio con membranas de glóbuos rojos que contenía dicha toxina. Recubrieron todo con una capa de quitosán con el objetivo de ayudar a adherirse a la mucosidad intestinal. Todo ello fue encapsulado para proteger el medicamente de las condiciones ácidas del estómago.

La prueba se realizó en ratones y se vió como los micromotores y la vacuna pasaron perfectamente a través del estómago, sin disolverse antes de tiempo. Estas pruebas también dejaron ver que las sustancias agarraban mejor en la zona intestinal que aquellas partículas no ‘motorizadas’. Además, en las pruebas realizadas hasta ahora la producción de anticuerpos IgA era diez veces mayor a las partículas estáticas.



Source : elconfidencial

Related posts

El primer tratamiento contra el Síndrome de Down es español

Rocambol

Terremoto de Nepal movió el monte Everest tres centímetros al suroeste

Rocambol

EmDrive, el motor milagroso que dice funcionar sin combustible mientras viola varias leyes físicas

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: