Inicio CienciaNaturaleza 2015, ¿el peor año para el Everest?