La computación distribuida que facilita la nube Azure de Microsoft, puede ser clave para llevar a cabo análisis másivos de datos. Esta teoría se va a poner en práctica el próximo 27 de abril, cuando más de 15.000 personas buscarán nuevos planetas con ayuda de la nube de Microsoft, y el Instituto de Astrofísica de Canarias.

El experimento es uno de los eventos estrella de la Global Azure Bootcamp 2019, una iniciativa global liderada por la comunidad de usuarios de Microsoft Azure, en donde se buscarán nuevas aplicaciones de la computación distribuida: la posibilidad de usar miles de ordenadores distribuidos por todo el mundo, que procesan al mismo tiempo los datos que se almacenan en la nube de Microsoft. Cada ordenador procesa un fragmento de datos, y al unirlos todos se lleva a cabo un gran avance en poco tiempo.

La computación distribuida es muy útil para analizar gran cantidad de datos, como las cadenas de ADN, el comportamiento de enfermedades como el cáncer, o los datos del espacio que capturan los satélites. Precisamente la Azure Bootcamp 2019 va a estar dedicada al análisis de datos para encontrar nuevos exoplanetas, es decir, planetas que existen fuera del Sistema Solar.

Exoplaneta

El 27 de abril, más de 15.000 apasionados de la tecnología en 320 ciudades de 53 países, con el respaldo del Instituto de Astrofísica de Canarias, van a usar la nube de Microsoft y la computación distribuida para estudiar los datos masivos capturados por el satélite TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite) de la NASA.

¿Lo sabías?  Los anillos de Saturno están formados por cadáveres de planetas enanos

En España la iniciativa tendrá lugar en Barcelona, Gijón, Madrid, Málaga y Santander, y reunirá a cerca de 1.000 especialistas.

El satélite TESS utiliza una nueva tecnología para encontrar exoplanetas, que nos ha dado muchas alegrías en los últimos años. Se basa en obtener imágenes de las estrellas de forma continua para detectar cambios en la intensidad de la luz, al pasar los planetas por delante de ellas (pues como ocurre con el Sol, los planetas giran alrededor de las estrellas).

Con esta técnica ya se han encontrado cientos de exoplanetas, pero para ello es necesario analizar la enorme cantidad de imágenes que registra el satélite TESS, pues esta vigilando estrellas las 24 horas del día.

Con ayuda de la nube de Microsoft, 15.000 personas ejecutarán un algoritmo de inteligencia artificial que analizará los datos de TESS.

El Instituto de Astrofísica de Canarias analizará los posibles positivos encontrados por la inteligencia artificial, y así podremos saber cuántos exoplanetas es capaz de encontrar la nube de Microsoft.