MasTecnoCiencia -Noticias de Tecnologia
ranura-tfgdfdejos-810x540.jpg
Todofoto

10 Consejos Clave para el Cuidado de tus Tarjetas de Memoria

ranura-tfgdfdejos-810x540.jpg

En la actualidad, las tarjetas de memoria son un accesorio imprescindible para cualquier fotógrafo. Son los dispositivos de almacenamiento ideales para las cámaras réflex digitales ya que ofrecen una gran cantidad de espacio y a un precio cada vez más económico. Pero aún así, muchos fotógrafos se quejan a menudo tener problemas con sus tarjetas, ya que resultan a menudo dañadas sin motivo aparente.

Al contrario de lo que se pueda pensar, muchos errores suelen ser provocados normalmente por algún descuido del propio usuario. Por eso hoy te voy a dar algunos sencillos consejos para el cuidado de tus tarjetas de memoria, que serán la clave para que te funcionen perfectamente el mayor tiempo posible.

 

1. Extrae Siempre las Tarjetas de Memoria del Ordenador de Forma Segura

Si tu tarjeta de memoria se encuentra introducida en un lector de tarjetas evita tocarla físicamente o extraerla mientras esté realizando algún tipo de proceso tanto de lectura como de escritura de datos.

Si lo haces corres el riesgo de alterar la estructura de esos archivos y perderlos o dañarlos. Cuando hayas terminado de utilizar la tarjeta, espera al menos unos 30 segundos antes de intentar extraerla para así asegurarte de que se haya finalizado del todo el proceso.

Si trabajas en Windows, expulsa el dispositivo de forma segura y espera a que aparezca el aviso que te lo confirme

Si trabajas en IOS, haz clic con el botón derecho en el disco asociado a la memoria y selecciona ‘Expulsar’

2. Evita Borrar Demasiadas Fotos Desde la Cámara

Si quieres que tus tarjetas tenga una mayor esperanza de vida, otro consejo es que evites borrar fotos en la misma cámara. Es mucho más recomendable que llenes una tarjeta (no hace falta que sea al máximo) y utilices otra nueva para seguir realizando fotos. Limitando el número de escrituras en la tarjeta alargarás su vida, puesto que todas tienen un número máximo de usos útiles.

Cuando las hayas pasado al ordenador ya tendrás tiempo de borrar aquellas que no te gusten y después solo tendrás que formatearla. De este modo, sólo realizarás un proceso de borrado global en lugar de varios puntuales.

3. Mantén Actualizada tu Cámara para Evitar Errores

Deberás estar atento a la web del fabricante de tu cámara ya que irán lanzando periódicamente actualizaciones para el firmware de tu réflex. Es importante que mantengas tu cámara actualizada para corregir errores o problemas de compatibilidad que pueda tener de serie.

¿Lo sabías?  Ofertas del día en Amazon: móviles, tabletas, cámaras de acción y switches

Algunas de esas actualizaciones y mejoras pueden estar directamente relacionadas con el correcto almacenamiento de datos en tus tarjetas de memoria y evitar que puedas tener futuros problemas con este tipo de dispositivos.

4. Formatea la Tarjeta de Memoria en la Cámara que Vas a Utilizar

Una vez hayas salvado en tu ordenador y/o disco duro externo, todos los datos que habían en una tarjeta ya podrás formatearla. Mi consejo es que, si puedes, guardes siempre dos copias, por lo que pueda pasar.

Debes tener en cuenta también que el firmware de las cámaras introduce ciertos elementos específicos en las tarjetas que hacen que puedan producirse problemas de corrupción de datos si se utiliza la misma tarjeta en dispositivos diferentes.

Por eso, mi recomendación es que formatees la tarjeta en la cámara que vayas a utilizar antes de usarla, así regenerarás el sistema de ficheros y el peligro de que se dañe es mucho menor.

5. Utiliza Varias Tarjetas de Memoria de Menor Capacidad 

Este consejo es más práctico que técnico, pero sigue siendo muy útil. Es bueno tener tarjetas de mucha capacidad, sobre todo si tienes pensado grabar vídeo o disparar en RAW, pero es aún mejor llevar 2 o 3 tarjetas con una capacidad menor que una de mucha.

Piénsalo. Por muchos gigabytes que tenga una tarjeta al final se llenará y si no tienes otra no podrás seguir utilizando tu cámara y nunca puedes predecir con certeza si una sesión se alargará más de lo que pensabas. Además, si se te estropea, se daña o se pierde esa tarjeta de tanta capacidad ¿qué harás? Es más seguro y rentable llevar una tarjeta de 16GB y dos de 32GB, por ejemplo, que solo una de 64GB.

6. Apaga la Cámara Antes de Extraer la Tarjeta de Memoria

De igual modo que es conveniente extraer la tarjeta de forma segura del ordenador, es esencial que siempre extraigas las tarjetas de tu cámara después de haberla apagado previamente.

¿Lo sabías?  Cierran el dominio principal de ExtraTorrent ¿fin de la web?

Otro punto esencial sobre el cuidado de tus tarjetas cuando se encuentran introducidas en tu réflex, es que no apagues la cámara justo después de haber tomado una captura, espera unos segundos a que la cámara registre los datos de tu foto dentro de la tarjeta.  Si no le das ese margen de tiempo y apagas la cámara, corres un alto riesgo de que se pierdan los datos y que la tarjeta se dañe.

7. Cambia las Baterías Antes de que se Agoten Completamente

Cuando utilices la cámara intenta no apurar al máximo la batería. Debes saber que si se agota la energía en mitad de un proceso de escritura de datos (al hacer una foto o grabar un vídeo), se puede producir una corrupción de esos datos e incluso arruinar el contenido ya almacenado previamente. 

No hay riesgo de daños físicos de tu cámara, pero sí de pérdida parcial o completa de la información en tu tarjeta de memoria, así que es conveniente reemplazar las baterías antes de que se agoten completamente.

8. Protege tus Tarjetas de Memoria de los Agentes Externos

De igual manera que cualquier otro dispositivo electrónico, las tarjetas de memoria no responden muy bien a los cambios bruscos de temperatura, humedad o suciedad. Protégelas de los agentes externos como el frío o el calor extremo y trata de mantenerlas alejadas de líquidos (¡No te la dejes en un bolsillo del pantalón y lo metas en la lavadora!) Tampoco las dejes, por ejemplo, dentro un coche que vas a aparcar bajo el sol. En ese caso, probablemente se derretirá el plástico de la carcasa debido al calor y correrás el riesgo de que se dañen de forma irreparable.

Los pines de las tarjetas son delicados y sensibles así que evita que se ensucien (puedes limpiarlos con alcohol isopropílico), que se rayen o que sufran cualquier tipo de contacto con electricidad estática. Siempre que estén fuera de la cámara o del lector de tarjetas, mi consejo es que las metas dentro de su protector o cajita de plástico, así te asegurarás de protegerlas de forma adecuada. Si eres un aventurero, recuerda que también existen cajas protectoras resistentes al agua.

¿Lo sabías?  Una histórica sentencia condena por primera vez la piratería en streaming

9. Si Aparece Algún Error es Hora de Dejar de Usar la Tarjeta de Memoria

Si aparece algún mensaje de error de lectura en tu tarjeta de memoria, ya sea en la propia cámara o en el ordenador, debes preocuparte. Las tarjetas de memoria son el dispositivo donde se almacena tu trabajo por lo que no te puedes arriesgar, si desaparece algún archivo o notas cualquier comportamiento extraño no dudes en ‘jubilarla’.

Hoy en día, las tarjetas de memoria son muy económicas y vale la pena que la sustituyas por otra nueva. Si una tarjeta de memoria empieza a provocar errores es mejor que dejes de utilizarla porque los problemas que te dará solo irán en aumento.

10. Identifica Tus Tarjetas de Memoria por Si las Pierdes

Las tarjetas de memoria son dispositivos muy livianos y pequeños y suelen tener tendencia a extraviarse fácilmente. La pérdida de uno de estos dispositivos puede ser un auténtico drama tanto a nivel personal como sentimental, por lo que la esperanza de poderla recuperar podría valer la pena.

Si identificas tus tarjetas con una pequeña etiqueta con tu correo electrónico o tu teléfono es posible que la persona que la encuentre tenga la buena fe de ponerse en contacto contigo y hacértela llegar. Piénsalo ¿qué pierdes por intentarlo?

 

¿Se te Ocurre Algún Consejo Más?

Estas son solo algunas recomendaciones para que alargar la vida de tus tarjetas de memoria lo máximo posible. Y también de asumir que no durarán toda la vida y que después de mucho tiempo usándolas siempre llegará un momento que empezarán a fallar y deberás cambiarlas por unas nuevas.

Tampoco es para tanto, ¡piensa en la cantidad de carretes que se gastaban antes y no se podían reutilizar! ¿Y tú? ¿Tienes algún truco más para cuidar tus tarjetas de memoria? ¡Cuéntanoslo!

 

 

 

[Source link :dzoom]

Related posts

El gran libro de la fotografía digital, un manual con todo lo que hay que saber

Rocambol

11 fotógrafos de retratos a seguir en Instagram

Rocambol

La nueva cámara de Canon puede ver lo que tú no eres capaz

Rocambol

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: